Recetas de bizcochos

Bizcocho esponjoso de mantequilla

Hace unos días me regalaron una docena de huevos caseros… de esos huevos que dejan todo lo que haces de un estupendo color amarillo… Tenía que dedicar alguno de esos fabulosos huevos a preparar un bizcocho rico, así que, aprovechando una lluviosa y tristona tarde de sábado en casa, encendí el horno y me puse a trabajar para preparar un delicioso «Bizcocho esponjoso de mantequilla».

Entre mis recetas de repostería encontré una que se llamaba «Bizcocho pasiego», cosa que me pareció de lo más apetecible… ¡fue la elegida! Y es la que os traigo hoy al Blog como una entrega más de mi sección de Repostería.

Como habréis podido comprobar, el bizcocho en cuestión ha sido «rebautizado», porque la verdad es que de «pasiego» tiene poco… no me recordó en absoluto a los estupendos sobaos pasiegos que nos tomamos en nuestro viaje a Cantabria, así que no puedo bautizarlo como tal… si algo define a este bizcocho es su suave sabor a mantequilla y su extrema esponjosidad… ¡¡¡una delicia en toda regla!!!. Os va a encantar. Vamos con la receta!

Ingredientes

  • 250 gr. de azúcar
  • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 5 huevos
  • 500 gr de harina para repostería
  • Una cucharada sopera de esencia de vainilla (opcional)
  • Azúcar glass para decorar (opcional)

 

Modo de hacerlo

Precalentamos el horno a 180 ºC. Forramos el molde con papel de hornear o lo engrasamos (con spray desmoldante, aceite o mantequilla). Apartamos.

Separamos las claras de las yemas

Montamos las claras a punto de nieve. Reservamos

Cortamos la mantequilla en dados y batimos hasta punto pomada con varillas

Añadimos el azúcar a la mantequilla. Batimos hasta clarear.

Añadimos las yemas, una a una, sin dejar de batir con las varillas.

Añadimos la esencia de vainilla, y batimos.

Tamizamos la harina y la añadimos a la mezcla anterior. Mezclamos con las varillas hasta eliminar grumos.

Añadimos en dos tandas las claras a punto de nieve, mezclando a mano con una varilla manual o espátula, movimientos envolventes hasta conseguir una mezcla homogénea

Volcamos la mezcla en el molde.

Horneamos durante una media hora a 180 ºC. Comprobamos con varilla si sale limpia. Si no es así, dejamos un poco más en el horno (de 5 en 5 minutos hasta que salga limpia).

Sacamos del horno. Dejamos enfriar 10 minutos. Desmoldamos.

Decoramos con azúcar glass

Y ya lo tenemos…. listo para disfrutar….Mirad qué corte tiene, para que veáis que no miento!!!! Delicious! Ya me contaréis qué tal os queda.

Mil besos y más recetas de bizcochos ricos y fáciles en mi sección de bizcochos del Blog de Celebra con Ana!!!

Posts Relacionados