Repostería casera

Consejos para magdalenas con copete alto

Se podría decir que las magdalenas son un básico de la repostería de cualquier hogar. Podemos encontrar miles de recetas en internet, en los libros de recetas que acumulamos en la estantería de casa… pero, ¿cuántas veces habéis preparado unas magdalenas en las que el copete alto sea el protagonista?

Os aseguro que a mí me ha pasado un millón de veces…. y esa misma pregunta rondó mi cabeza otro millón de veces!!! ¿Porqué no consigo el misterioso copete? jajaja. Hoy propongo que no nos flagelemos más! Y dado que tenemos que estar encerraditos en casa por este maldito Coronavirus que nos asola, os propongo que encendamos el horno y nos preparemos para la Misión con mayúsculas…. consigamos unas magdalenas con copete alto, por favor!!!

Los consejos que os voy a dar son fruto de mi propia experiencia después de probar mil y una veces. Así que seguro que no son los «consejos todopoderosos» y vosotras mismas tendréis un millón de consejos más que darnos. Si es así, no dudéis en compartirlos con todos a modo de comentarios, me encantará contar con vuestras experiencias y seguro que aprendemos muchísimo.

La receta perfecta

Siento desilusionaros… pero en este punto no os voy a dar ninguna receta perfecta (ohhhhhhhh).

Creo de verdad que el truco está, no tanto en la receta perfecta, sino en los pasos que se dan para la preparación. Eso sí, existen recetas que funcionan mucho mejor que otras, claro está. A mí me encantan las recetas de Magdalenas del maestro pastelero Xavier Barriga y tengo su libro en casa que utilizo como una especie de «biblia» en cuestión de magdalenas.

Por mi experiencia, me parece que funcionan mucho mejor aquellas recetas en las que aparezca el aceite, en lugar de mantequilla, y si es aceite de oliva suave o, incluso mejor, aceite de girasol, lo vas a notar.

Ten todos los ingredientes a temperatura ambiente

Es algo que se puede extrapolar a la mayor parte de las recetas de repostería y es un simple gesto que facilita el proceso de preparación y mejora el resultado final un montón. Así que procura sacar de la nevera, al menos una hora antes, los huevos, la leche o la mantequilla y verás cómo lo vas a notar muchísimo.

Utiliza bandejas metálicas para hornear

Otra de las claves que he detectado a la hora de consguir el ansiado copete, es utilizar en su preparación bandejas metálicas dentro de las cuales colocaremos las cápusulas de papel. La función de esas bandejas es la de servir de sostén a las cápsulas de papel, de modo que se mantengan firmes durante todo el horneado y no cedan hacia los lados cuando suban las magdalenas dentro del horno. Mi consejo es que te hagas con un par de bandejas, que suelen ser de 12 unidades, para poder hornear en cada tanda 24 magdalenas (que me parece lo mínimo al menos en nuestra casa en la que mis hijos devoran!!!!).

Si no quieres comprar esas bandejas, siempre tienes la opción de invertir en unas buenas cápsulas de papel, huyendo de esas de ganga que nos venden en muchos bazares… suelen ser monas, pero poco rígidas así que, cuidado con este punto.

Rellena las cápsulas con cuchara de helado

Cuando vayas a rellenar las cápsulas rellénalas por igual es importante para unficar el tiempo de horneado y evitar que unas se hagan antes que otras y se nos puedan pasar, quemar o quedar crudas. Para conseguirlo te recomiendo que utilices como herramienta aliada, una cuchara para helados, de las que se usan en las heladerías. El motivo de mi recomendación es doble: os va servir de medidor para rellenar todas las cápuslas por igual, y además os va ayudar a rellenar fácilemente y sin manchar.

Rellena las cápsulas en sus 2/3 partes

Rellenar las cápsulas por igual es importantísimo como os comentaba en el apartado anterior, pero también es fundamental hacerlo en la medida correcta que es de sus 2/3 partes. ¿Porqué? pues porque tenemos que dejar sitio para que suban y ese ansiado copete se nos forme sin riesgo de derrumbe lateral. Así que tenédlo también muy en cuenta por favor.

Dedica tiempo a batir, espumar y generar aire

Este es un punto súper importante también para conseguir el aire necesario que hará que después nuestras magdalenas suban en el hormeado y se mantengan.

Para ello es fundamental dedicar un buen rato a conseguir un buen espumado de los ingredientes líquidos, concretamente del huevo. Te recomiendo que utilices una batidora de varillas y comiences batiendo los huevos un buen rato, a velocidad media. No sé decirte bien el tiempo, porque yo me guío más bien por la apariencia. Digamos que tenemos que conseguir que los huevos se queden con espumita encima, ése será el momento de añadir el azúcar y seguir batiendo del mismo modo hasta conseguir una mezcla blanqueda y sedosa. Fíjate bien en lo que estás batiendo y lo entenderás.

En ese punto de mezcla de huevos y azúcar bien banqueados y espumosos, añadiremos el resto de ingredientes líquidos (normalmente aceite, leche, vainilla, rayaduras etc., dependiendo de la receta que hayas elegido) y una vez añadida la harina seguiremos batiendo un poco más a velocidad media-baja.

Utiliza impulsor

Con independencia de la receta que hayas elegido, ten en cuenta que deberás utilizar algún impulsor para generar ese efecto de «crecida intensa» en nuestra masa :-).

Es el Royal de toda la vida. Yo suelo añadir un sobre y me resulta suficiente, así que no te olvides de incorporarlo a la mezcla.

Tamiza los ingredientes secos

Un paso importante en las magdalenas, y en general en cualquier receta de bizcocho, es el de pararse un momento y pasar por un tamiz o colador la mezcla de harina (yo recomiendo emplear harina especial para repostería que tiene menos proteínas y más adecuada para elaborar masas) y levadura para que quede más fina y suave antes de añadir a la mezcla.

Deja reposar la masa

El reposo de la masa se puede decir que es la clave más importante de todas las claves que hay para conseguir ese copete!!! Debemos huir de hornear las magdalenas justo después de preparar la masa porque seguramente no conseguiremos que suban lo que queremos… este reposo debe seguir dos condiciones:

  • El tiempo de reposo sugerido es de 24 horas, es decir, las hornearemos al día sguiente. Después de probar muchas veces, es así cuando he conseguido mejores resultados, así que hacedme caso y no seáis ansiosos… esperemos un día para ver el resultado!!!
  • El reposo debe hacerse en la nevera, para que cuando horneemos haya contraste de temperatura y el impulsor o levadura se vuelva loco, espabile y haga bien su efecto mágico.
  • Tapad el recipiente con un film transparente para proteger la masa y que la levadura trabaje mejor.

Cuando vayáis a buscar vuestra masa a la nevera al día siguiente veréis que va a tener un montón de burbujitas encima, será señal de que lo habéis hecho bien!!!! Ah, y antes de rellenar vuestras cápsulas, despertad a la masa con un buen y enérgico batido con las varillas… ¡lo agradecerá!

Hornea a temperatura media

Mientras procedemos a rellenar nuestras cápusulas, deberás encender el horno para que adquiera una buena temperatura antes de meter nuestras magdalenas.

Precalienta a 190 grados y cuando vayas a meter las magdalenas, bájalo a 170 grados. Esto lo hacemos para que se vayan haciendo poco a poco y evitemos que se hagan rápido por fuera, suban rápido y nos queden crudas por dentro. Con esto lo que nos pasará es que al sacarlas se bajen tan rápido como subieron… así que mucho ojo con el horno.

El tiempo de horneado varía, pero por lo general, a esta temperatura es de unos 12 minutos…. quédate cerca del horno y no te despistes para que no se te pasen y se puedan quemar o quedar demasiado secas.

Deja reposar en una rejilla

Ya tenemos nuestras magdalenas horneadas y con ese maravilloso copete… ahora toca sacarlas del horno y ponerlas sobre una rejilla para que se enfríen por todas partes, por abajo, por arriba y por los lados. De este modo evitamos que acumulen humedad de más y conseguimos fijar ese copete que tanto nos ha costado logar.

***

Y esto es todo, amigos, creo que con estos consejitos podréis conseguir el reto…. o al menos eso espero, claro!

Os dejo por hoy, si queréis más recetas no dudéis en visitar mi sección dulce en la que encotraréis un montón de propuestas que os ayudarán a endulzar estos días… Besos mil!!!

Posts Relacionados