Orejas de Carnaval

Estamos sumidos de lleno en el Carnaval. En Galicia tenemos una gran tradición carnavalera y lo celebramos por todo lo alto: aquí se llama Entroido y entre las muchas tradiciones que tenemos está la de preparar postres típicos como las Orejas de Carnaval.

En realidad no sé si solo se preparan en Galicia, lo que sé es que aquí es un clásico y se preparan en casi todas las casas.... en la mía, por raro que parezca, no las había preparado hasta este año y estoy tan contenta y orgullosa del resultado que no he podido evitar compartirlas con todos vosotros, para que os animéis a probar esta delicia...



Cierro los ojos y parece que estoy viendo a mi abuela preparándolas en la cocina.... en aquella época éramos tantos nietos en casa que la pobre las hacía "al por mayor"... de hecho, las llevábamos al colegio y nos las zampábamos como merienda...

Lo curioso es que cubría toda la encimera de la cocina con sábanas y las colocaba encima... no sé si era antes de freír para que no se pegaran, o después, para dejar escurrir.... cierto es que en aquellos años no existía aún el papel de horno o el papel absorvente y había que buscarse la vida como se podía...



Mi abuela era una fenómena de la cocina. Una maravilla de persona, divertida como ella sola... tuve la suerte de vivir con ella hasta los 22 años y no la olvido... de hecho me acuerdo de ella casi todos los días y sé que desde donde esté me ayuda y cuida como hacía cuando estaba con nosotros...

Mi abuela, súper cocinera, a ella va dedicado el post de hoy, porque sé que le haría muy feliz ver a su nieta preparando aquellas orejas que ella nos hacía hace tantos años...


Así que hoy me toca a mí, y me he lanzado al mundo "orejil"... mi primera experiencia ha sido de lo más satisfactoria... alguna se me ha chamuscado más de lo normal y otras no me han quedado lo suficientemente finas, pero en general, estoy contenta con el resultado :-)

Si llego a saber antes lo fáciles que eran de hacer, seguro que me habría animado mucho antes a prepararlas... así que os animo a todos a hacerlas y a probar este delicioso postre gallego...



Ingredientes

Un huevo talla M
1 cucharada sopera de azúcar
50 gr. de leche semidesnatada o entera
50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente (la receta original es con manteca de cerdo pero la verdad es que a mí se me hace muy pesada...)
2 cucharadas de anís o una cucharada de esencia de anís
Ralladura de 1 limón
260 gr. de harina (yo he usado de repostería)
1 cucharadita de levadura Royal
Azúcar glass para decorarlas

Papel de horno
Papel absorvente de cocina
Rodillo
Cuchillo

Modo de hacerlas

Mezclamos todos los ingredientes con la batidora de varillas, excepto la harina.

Cuando consigamos una mezcla homogénea, añadimos la harina poco a poco y amasamos hasta conseguir una masa suave.

Extendemos la masa sobre un papel de horno, de modo que quede muy, muy fina. Lo más fina que podáis conseguir. A continuación hacemos cortes con un cuchillo bien afilado.



Calentamos aceite abundante en la sartén y cuando esté bien caliente bajamos el fuego un poco y empezamos a freír nuestras orejas, vuelta y vuelta hasta que se doren. No os separéis de la sartén porque se queman en menos de un suspiro, así que hay que estar pendientes.

Las vamos colocando sobre un papel absorvente y las cubrimos de azúcar glass.

Solo nos queda disfrutar de ellas y os garantizo que os van a chiflar.... quedan muy crujientes, con unos bultitos típicos... de hecho, por eso se las llama orejas porque pueden recordar un poco a esa parte del cuerpo... aunque con bastante imaginación, claro está :-)


Son perfectas para tomar de postre, o de merienda, acompañadas de un café, un chocolate calentito o un buen vaso de leche, como hemos hecho nosotros.... Una tentación dulce donde las haya!!!

Que disfrutéis mucho del Carnaval :-)



11 comentarios:

  1. ay que ricas!! Aquí en estas fiestas hacemos frixuelos y bollinas (que estas son parecidas) Me apunto la receta para hacerlas algún día aunque no sea carnaval que un postrecito siempre es bien recibido! Ñam!

    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Me encantan estas recetas con historia, cuando nos comemos algo que nos recuerda a alguien parece que nos sabe aun mejor. La verdad es que mi abuela no era una gran cocinera, toda su vida la dedico al trabajo y de la cocina se ocupaba sobre todo mi madre pero he de decir que hoy daría lo que fuera por poder comerme una carne que ella me preparaba macerada con ajo, perejil y vinagre hecha por ella (nunca nadie ha conseguido que me sepa igual y eso que la receta no tiene ciencia)
    En Canarias tenemos una gran tradición carnavalera y solemos prepara tortitas de carnaval, aunque también se suelen tomar rosquillas, buñuelos y orejas de carnaval. Cualquier excusa es buena para tomarse un bocado dulce.
    Te han quedado de lujo y estoy segura de que tu abuela estaría súper orgullosa de ti.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el homenaje a tu abuela porque me ha recordado mucho a la mía paterna. Era divertida, alegre, simpática. Le chiflaba bailar y siempre nos estaba cantando a mi hermana y a mis primos. Siempre decía que lo mejor era tener a mucha gente en casa así que disfrutaba como una loca cuando estábamos todos por allí. Fue una abuela joven (yo su primera nieta, nací cuando ella sólo tenía 48 años - había tenido a mi padre con 18) así que era como una moto (dicen que me parezco mucho a ella). Un jodido y duro cancer se la llevó con tan sólo 68 años.
    Y las "orejas" de tu abuela me han recordado mucho a las "hojas de parra" que hacía la mía. Yo creo que son postres super similares pero que en cada zona se llaman de una manera.
    Ole por nuestras abuelas. MUAKKKKKK

    ResponderEliminar
  4. En mi tierra hacen "orejetas" algo parecido... Se suelen comer en Semana Santa y mi madre las borda... Se sirven con miel por encima y creo que es mas o menos lo mismo que tu describes... Son muy ricas, aunque lo mejor de todo son los recuerdos que evocan, las personas a las que uno recuerda cuando las come y el cumulo de sensaciones que nos traen...
    Este homenaje a tu abuela es lo mejor que has podido hacer...
    Miles de besos tocaya!!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy segura de que tu abuela estará muy orgullosa de que sigas con la tradición de hacer sus orellas por carnaval, me llevo la receta para probarlas porque se ven deliciosas!! biquiños

    ResponderEliminar
  6. Ooohhh qué rico tiene que estar...
    Gracias por traerla.
    Besotes. ^^

    ResponderEliminar
  7. Ains Ana como nos llega al corazón las historias como esta, mira que las abuelas son únicas yo también echo mucho de menos a mi abuela con sus famosos bocadillos de atún con aceitunas que nos hacía para catequesis. Bueno reina un 10 por ese homenaje, solo por eso deben estar divinas. un besazo Mar

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, chicas! De vez en cuando me gusta compartir con vosotras mis cosas, y una de mis cosas más preciadas son mis recuerdos....
    Un beso enorme y gracias por vuestros comentarios :-)
    Ana ♥

    ResponderEliminar
  9. Qué buena pinta tienen estas orejas !!!! Me encanta el post un beso enorme

    ResponderEliminar
  10. Hola preciosa!
    Eres estupenda, tanto en cocina, como en manualidades, en todo!
    Vaya maravilla de receta, como siempre, cada post tuyo es perfecto, me lo guardo en éste momento!
    Un beso grande y feliz semana

    ResponderEliminar
  11. Guao!!! Que bonito todo lo que has explicado...estas orejas las hacia la madre de mi mejor amiga y para mi eran lo más...y las recuerdo mucho de pequeña. Ella es de la parte de León...pero creo que la receta sería similar...igual con miel...

    ResponderEliminar

Mil gracias por vuestros comentarios, los leo a diario y todos y cada uno de ellos me hacen muchísima ilusión!!!!

Siento comunicaros que no participo en cadenas de premios, os lo agradezco de corazón, pero es que me resulta completamente imposible poder seguir las normas de transmisión como os merecéis.

Os mando un beso enorme ♥