Ribeira Sacra con niños



Una de las cosas que más me puede gustar es irme de fin de semana rural. Es increíble cómo se puede llegar a desconectar pasando una o dos noches fuera de casa…. Al volver parece que has estado de viaje un mes y te encuentras con las pilas renovadas.


Hoy he querido presentaros un nuevo capítulo de Viaja con Ana, para contaros cómo fue nuestro fin de semana rural de hace unos días.... ¿vienes?


Siempre me ha encantado irme por ahí de finde rural, antes de tener niños, y más aún, desde que soy mamá. Creo que es una forma bárbara de que conozcan su tierra, de una forma sencilla y sin grandes complicaciones logísticas. Por suerte, Galicia es un paraíso y hay tantos y tantos sitios que descubrir con ellos!!!!


En esta ocasión ha tocado volver a la Ribeira Sacra, y en especial, a los Cañones del Sil. Para quién no los conozca, os contaré que es una zona espectacular entre las provincias de Ourense y Lugo; de hecho el rio Sil hace de frontera natural así que aun lado tenemos una provincia y al otro, la otra. Se trata de un paisaje alucinante porque las montañas caen empicadas al rio y al pasear entre ellas en barco o desde las alturas, te preguntas cómo algo tan bonito se ha podido crear solo…. La naturaleza es alucinante.


La primera vez que viajé a esta zona fue con mi marido, para celebrar nuestro primer año de casados…. Acabamos de cumplir 19, así que hace ya un porrón que los visité por primera vez. Desde esa vez, ha habido como 4 más… y en cada una de esas visitas sigo alucinando más y más…. Es todo tan bonito!!!! Tenéis que ir, os lo recomiendo al 100%.

Como sé que es una zona que os va a encantar, he decidido preparar el post que os traigo hoy: un post en el que os voy a contar cómo ha sido nuestra última visita a los Cañones del Sil, con 7 familias, 30 personas, y de ellas…. 16 niños!!!! De locos…. Pero GENIAL. No lo vamos a olvidar por mucho tiempo!!!

Para viajar tantos es imprescindible reservar con mucha antelación…. Nuestro plan rural estaba organizado desde el mes de Julio, cuando por fin nos pudimos poner de acuerdo sobre qué fin de semana poder viajar…. Sería el último fin de semana de septiembre, cuando aún hace buena temperatura y los días son más o menos largos antes del cambio de hora.


DÓNDE ALOJARSE

Esta zona está plagada de casas de turismo rural alucinantes. Os recomiendo este alojamiento y que para buscarlo segmentéis por casas rurales con el sello Q de Calidade Turística. Es una garantía de que lo que os vayáis a encontrar sea algo limpio y bueno. Hay infinidad de webs que podéis consultar para ello…. Yo os recomiendo Top Rural o la web de Turgalicia, en donde podéis buscar por zonas, y ahora también por Geodestinos, lo cual facilita un montón la búsqueda. En nuestro caso debéis buscar el Geodestino, Ribeira Sacra.

En esta ocasión y dado que éramos muchísimos, tuvimos que apostar por otro tipo de alojamiento, pues las casas rurales suelen tener una capacidad más limitada. La ubicación elegida fue el Balneario de Augas Santas, en donde nos trataron genial y a muy buen precio. Un balneario muy bien preparado para hacer de tu estancia algo estupendo. Como pegas, que el Kids Club no está abierto todo el día y las limitaciones horarias para poder estar en el spa con los niños…. Pero bueno, nada es perfecto. A pesar de ello, os lo recomiendo al 100%.


Después de pescar las truchas y comer, nos fuimos corriendo al hotel para poder llegar a tiempo a la sesión SPA abierta para ir con niños, que era de 14:00 a 18:00 horas. Llegamos a las 17, así que aún tuvimos un ratito para bañarnos con los peques que lo pasaron genial.

No olvidéis llevar gorros y chanclas, allí os dejan toallas y albornoces.


PESCA DE TRUCHAS

El plan central sobre el que giró la excursión fue la posibilidad de ir a O retiro, en el coto de A Sardiñeira, en O Saviñao, a pescar truchas con los niños.


De forma individual, por parejas, en grupo.... lo importante era hacerse con una caña y ponerse a pescar...




Aunque al cabo de un rato la paciencia flojease.... ya se sabe que estos niños de hoy en día lo quieren todo para "ya"...



Nos pareció un plan muy divertido y diferente para ellos, más aún si en ese lugar las truchas pican siempre, con lo que la moral sube como la espuma ;-)


El lugar en cuestión es lo que es…. Un merendero básico, en el cual puedes pescar y después comer el pescado que has pescado y que te preparan amablemente a la parrilla… como nuestra pesca no iba a dar para 30 hambrientos comensales, decidimos encargar churrasco, y pescado de más (anguilas y truchas) que nos comimos sentados al aire libre y en una mesa interminable…. Al más puro estilo boda de pueblo, jajaja.



Las truchas se pescan con cañas naturales, preparadas con tanza y un anzuelo, y como cebo solo unas migas de pan….



Pobres truchas, deben estar hambrientas para poder lanzarse a esos trozos de pan…. Hubo peleas por coger las cañas y pescar, pero pasamos un rato de lo más divertido.


UN PASEO POR MONFORTE

Después de darnos unos buenos baños y relajarnos en el SPA, nos cambiamos y nos fuimos a dar un paseo por Monforte, una villa preciosa presidida por su torre en donde está ubicado el Parador Nacional.



Mientras los papás subían dando un paseo hasta la torre del parador, las madres nos quedamos con los niños tomando algo en una de sus terrazas…


... por cierto, todas perfectas porque, junto con las consumiciones, te ponen pinchos, pinchos y más pinchos, que casi te libran de tener que cenar…


A nuestras pequeñas fieras les vino genial la parada, ya se sabe que la piscina abre el apetito, así que devoraron todo lo que les pusieron las camareras…. Pizza, croquetas, empanadillas….


Después de jugar un poco por allí, especialmente con los chorros de agua de las fuentes de la entrada del paseo principal, nos volvimos al Balneario para cenar.


VISITA A LOS CAÑONES DEL SIL

Después de un desayuno genial, con un buffet muy completo y delicioso, nos pusimos las pilas para abandonar el balneario e ir a nuestro próximo destino: los cañones del Sil. Teníamos reserva de paseo en Catamarán para las 13:00 horas, así que aprovechamos el tiempo previo para dar un paseo por la zona, gracias al mejor guía… Juan, uno de los papás de la pandilla que vivió parte de su infancia allí.


La primera parada fue la aldea abandonada de A Chaira, en donde hace años vivían los obreros encargados de la construcción de la presa, junto con sus familias.



Nos cuenta Juan que era una aldea con muchísima vida y animación y que él mismo iba por allí a jugar de vez en cuando….. ahora está tapiada y abandonada, pero conserva un encanto genial… y muy, muy misterioso….



Digno de Cuarto Milenio…. Mirad las fotos para que veais que no exagero…





La segunda de las paradas fue la estación de San Estevo de Ribas do Sil, en donde paramos a ver la casa familiar de nuestro guía, en donde parece que el tiempo se paró hace años…..



Fue una visita genial, en la que no pudimos parar de hacer fotos a los objetos que quedaron allí hace años, como si el tiempo se hubiese parado…. Espectacular!!!



En este punto, parada para bajar por senderos hasta el río, en donde los niños disfrutaron de un rato genial cogiendo ranas y tirando piedras al agua…. Muy básico, pero tannnn divertido!!!!


Allí estuvimos un rato, buscando piedras y hasta cazamos varias ranitas, que curiosamente inspeccionamos antes de devolver al agua...


Hacía tan buen día y tan buena temperatura que hasta daban ganas de darse un chapuzón y alguno que otro hasta lo intentó....

 
Corriendo, nos fuimos a los coches y  bajamos hasta el embarcadero para coger nuestro catamarán….. casi lo hundimos porque junto con nuestra excursión de 30 viajaban también nada más y nada menos de dos excursiones de la tercera edad…. Un catamarán lleno de vida e historias que contar….. jajaja


El embarcadero hay dos zonas de embarque para dos tipos de catamarán. El de esta ocasión era más pequeño que en otras visitas que he hecho, con solo un piso y cubierto. Aunque se ve todo muy bien, para mí es más agradable el que tiene dos plantas y está abierto en la parte superior. Tenedlo en cuenta a la hora de reservar en una de las muchas agencias que se encargan de ello.


 Una vez dentro, solo hace falta buscar un buen asiento y dedicarse a disfrutar del paisaje... nada más.


El paseo duró hora y media y durante ese rato navegas por el Sil, de manera que puedes ver lo impresionantes que son los cañones desde el agua y comprobar el mérito que tienen los agricultores de la zona con sus plantaciones de uva en escalera….


La llaman viticultura heroica y no es para menos…. Porque cultivar y recoger uva en esos terrenos empinados es de auténticos héroes. Su denominación de origen es Ribeira Sacra, por si os apetece probar sus vinos.


La guía os irá contando cosas interesantes de la zona y también os irá enseñando las rocas con formas especiales.... el juego está en saber identificarlas.... a los niños les encantará.



Os recomiendo que llevéis algún picoteo para los niños porque dadas las horas que son siempre tienen hambre y así estarán más tranquilos y disfrutarán más del paseo.
Al llegar al embarcadero, todos a los coches y a comer a nuestro próximo y último destino antes de irnos a casa: Hotel O Casino da Rasa.



Un restaurante que nos recomendó la propia empresa de catamaranes y en donde nos trataron genial. Al llegar a las tres de la tarde hasta allí, ya teníamos todo preparado en la mesa, así que los niños ya ni tuvieron que esperar…. Entremeses y milanesas para ellos, y caldo gallego y ternera asada para nosotros. De postre Bica gallega para morirse de la delicia…. Jajaja…. Adiós a la dieta en este fin de semana!!!! Qué le vamos a hacer.

Mientras los niños acababan de comer y jugaban en el jardín del restaurante, nosotros comíamos tranquilamente hasta la hora de irnos a Vigo de nuevo.

Nos quedó por ver el Parador de Santo Estevo de Ribas de Sil que es espectacular, y que fue galardonado como el mejor Parador de España en 2015, pero teníamos que volver pronto para que nos diese tiempo a votar.... como no, últimamente no hacemos más que votar en este país.... en fín...  jajaja

Todo lo bueno se acaba, y este finde también… Ya habrá que empezar a pensar en la próxima escapada que esto provoca adicción!!!!!

Un beso y hasta el próximo día ♥



3 comentarios:

  1. Bueno, el lugar me ha dejado loca. Si mi hijo Nicolás ve la foto de la trucha y de la rana me hace ir allí de inmediato... jajaja.
    El lugar me parece espectacular (tengo que ir a Galicia que es de las pocas comunidades que no conozco nada de nada) y como te dije, el plan rural con amigas y familias es uno de los mejores planes del año para nosotros. En nuestro caso somos 5 amigas pero una vive en Alemania así que es complicado juntarnos, pero el resto sí que lo hacemos y somos 19¡¡¡¡¡ Una gozada la verdad porque ves como todos los niños y niñas juegan juntos y se divierten. El año pasado cuando estuvimos en Soria "adoptaron" al gato de la casa donde estábamos alojados y una de las noches acabaron durmiendo todos los niños y niñas juntos tirados en colchones en el suelo¡¡¡ Mega beso

    ResponderEliminar
  2. Y que buena adicción! Un fin de semana de este tipo recarga las pilas para varias semanas de rutina y duro trabajo. Y mientras lo estas organizando, pensando, informándote de sitios también estas pre-viajando y además para los niños son experiencias vitales más enriquecedoras que cualquier clase!!! Me pilla un poco lejos, pero ya tengo ganas de volver a visitar Galicia!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué chulada de fotos! Dan ganas de irse ya para allá ;)

    Feliz día!

    ResponderEliminar

Mil gracias por vuestros comentarios, los leo a diario y todos y cada uno de ellos me hacen muchísima ilusión!!!!

Siento comunicaros que no participo en cadenas de premios, os lo agradezco de corazón, pero es que me resulta completamente imposible poder seguir las normas de transmisión como os merecéis.

Os mando un beso enorme ♥