Vacaciones en Roma: Guía de viaje

Hace unos días os contaba nuestros consejos para organizar vuestro propio viaje a Roma.

Hoy toca compartir con todos vosotros nuestra "Guía de Viaje", en la que os detallamos lo que visitamos en nuestros 5 días de estancia en la ciudad eterna....



Hemos peinado la ciudad y caminado una media de más de 10 km al día, así que os podréis hacer una idea de lo que supone nuestra planificación.....

Turista de 7 años cansado de fotos


Día 1 - Vaticano - Castillo de Sant´Ángelo

Llegamos a Roma a las 11 de la mañana, así que después de ir al hotel y dejar nuestro equipaje, optamos por comer algo rápido en Miss Pizza y ponernos a pasear sin perder apenas tiempo.

Nuestro primer destino en la ciudad es la zona del Vaticano, muy cercana al barrio de Prati, en que estábamos alojados. Después de un paseo llegamos a San Pedro del Vaticano, por una de sus calles laterales por expresa recomendación de la Guía que consultamos antes de viajar. En esta guía nos explican que acceder a la plaza por ese acceso era precisamente la intención de Bernini, para que la sorpresa del visitante sea aún mayor al toparse de golpe con su grandiosidad, sensación que ya no existe si accedemos a través de la Vía de lla Conciliazone, abierta a mediados del siglo XX por el dictador Benito Mussolini.

La plaza de San Pedro preparada para las celebraciones de Semana Santa

La historia de la Plaza se remonta a los inicios del cristianismo. Existía allí el Circo del emperador Calígula, era una zona cenagosa e insalubre fuera de las murallas de la ciudad imperial. En uno de sus laterales fue martirizado san Pedro, acusado por Nerón de ser los cristianos los causantes del incendio de Roma. En el lugar de su enterramiento se erigió la basílica original, justo debajo del actual altar de la basílica de san Pedro. Posteriores ampliaciones a lo largo del tiempo, algunas no exentas de gran polémica, dieron como resultado la actual Basílica y la Plaza de san Pedro.

El obelisco de más de 300 toneladas que actualmente se erige en el centro de la plaza, es originario de Alejandría. Anteriormente estaba ubicado en la espina del comentado Circo de Calígula (o de Nerón que fue quien lo terminó). Fue trasladado a su actual situación en el año 1586 tras un complejo y largo proceso.

La increíble columnata de tres filas que rodea la plaza fue obra del arquitecto Bernini. Intentad descubrir el punto de la plaza desde el que se divisan todas las columnas perfectamente alineadas.



Los niños se quedaron impresionados al llegar y ver las dimensiones de la Plaza de San Pedro. Después de dar un paseo por ella, decidimos visitar la Basílica de San Pedro, así que no nos quedó más remedio que ponernos a la cola y esperar turno para poder entrar.



Después de hacer cola durante una media hora y pasar el control, llegamos al interior de la Basílica, en donde pudimos contemplar a mano derecha la famosa escultura de la Piedad de Miguel Ángel, el pasillo central en cuyo suelo están grabados los nombres de otras iglesias del mundo, ordenadas por su tamaño, o el espectacular Baldaquino de Bernini, de dimensiones imposibles de imaginar.

La Piedad de Miguel Ángel
 
Baldaquino de Bernini
Podéis subir a la cúpula de la Basílica, plan que no llevamos a cabo porque nos pareció un poco fuerte para los niños..... tanto si se sube a pie (551 escalones), como si se sube con ayuda de ascensor (320 escalones) supone un esfuerzo considerable que preferimos no probar y reservar fuerzas para nuestro siguiente destino del día, desde donde las vistas de Roma son también magnificas.

Otro de los planes que tenéis en esta zona es la visita a los Museos Vaticanos y a la Capilla Sixtina. Tampoco los hicimos porque ya habíamos visitado los museos y sabíamos que podía ser un plan duro y pesado para los niños. Pero si os interesa, ahí queda la recomendación.

Abandonamos la Basílica de San Pedro por la Vía della Conziliazione, la gran calle que da acceso principal al Vaticano y desde la cual os encontraréis una perspectiva estupenda para haceros unas cuantas fotos de recuerdo y, por qué no, hacer una pequeña pausa para tomaros un helado!



Después de descansar un rato, ponemos rumbo hacia el Castillo de Sant´Angelo, muy cerca del Vaticano y visita muy recomendada.



Se trata de un castillo construido sobre el mausoleo del emperador Adriano, desde el cual podréis disfrutar de unas vistas de Roma espectaculares y las mejores vistas del Vaticano.



El castillo está conectado con el Vaticano por un pasadizo por el cual los papas huían en caso de ataque y que solamente se puede visitar en los meses de verano. Podréis ver ese misterioso pasadizo desde la calle por tratarse de una especie de muralla que conecta ambos monumentos.



Además de haber servido de refugio al papa en 1527 durante el Saqueo de Roma, este mausoleo ha sido también prisión de personalidades relevantes como Galileo Galilei o Giordano Bruno. Este monumento representa la filosofía y el concepto arquitectónico de Roma, la Ciudad Eterna, en la que todo se reaprovecha y se "recicla" para nuevos usos. 

Recorrer sus pasadizos, sus celdas, almenas, torres; admirar sus sistemas defensivos y llegar hasta los aposentos papales ricamente decorados con frescos, es una experiencia inolvidable para niños y mayores. El premio, la fantástica vista de Roma, y sin duda la mejor vista posible del Vaticano.



El castillo es circular y podréis recorrer todas sus plantas hasta llegar a la azotea en donde podréis disfrutar de una de las mejores vistas de Roma, para muchos aún mejor que las vistas desde la cúpula del Vaticano ya que, a diferencia de ésta, en el castillo sí se ve el Vaticano ;-)




Nos pareció un plan muy recomendable, así que si podéis, entrad e ir a verlo. Espero que os guste como a nosotros.



Después de recorrer con calma el castillo y hacernos muchas fotos, decidimos poner rumbo hacia el hotel y cenar por el camino..... estábamos realmente agotados del viaje, teniendo en cuenta que nos habíamos tenido que levantar a las cuatro y media de la mañana para coger el avión a las 6....


Día 2 - Paseo por la zona centro y Vía Veneto

Comenzamos el día con mucha energía y con las pilas bien recargadas. Después de un buen desayuno, nos ponemos en marcha para conocer la zona centro de la ciudad, con algunos de sus monumentos más emblemáticos y turísticos.

Ponemos rumbo hacia Piazza Navona, callejeando gracias a nuestro plano..... llegamos sin quererlo a la Iglesia de San Luis de Francia. Para los aficionados al arte aquí podréis admirar, entre otras, tres fantásticas obras de Caravagio, relacionadas con el apóstol san Mateo.


Después de visitar esta iglesia tan preciosa, caminamos unos metros hasta llegar por fin a la Piazza Navona, una de las plazas más bonitas de la ciudad, no solo por su original forma alargada y por sus maravillosas fuentes, sino también por su ambiente, lleno de comercios especiales y restaurantes y terrazas ideales.





Un "turista con estilo" en la ciudad ;-)


Allí nos sentamos un rato en uno de sus muchos bancos, para descansar y escuchar el audio guía que nos explica algunas de las curiosidades de la plaza. Nos paramos especialmente a ver sus fuentes y hacernos muchas fotos de recuerdo con ellas.


Si tenemos en cuenta que originalmente era un circo romano del que se aprovecharon las gradas como cimentación de los edificios actuales, entenderemos el por qué de su forma ovalada.

Seguimos nuestra ruta por el centro, hacia el Panteón: uno de mis monumentos favoritos de la ciudad, por su originalidad al ser circular y tener ese característico agujero en su cúpula, por donde entra el agua cuando llueve y en donde no hay inundaciones gracias a los agujeros que tiene el suelo justo debajo y que tuvimos la suerte de ver y fotografiar.


Alcantarilla bajo el agujero de la cúpula del Panteón
La zona del Panteón es preciosa, su plaza está llena de gente y ambiente. Podréis fotografiaros con uno de los carruajes de caballos que están aparcados en la puerta del Panteón y entrar gratis para contemplar este monumento.


Roma está llena de coches de caballos con los que puedes dar un paseo especial por la ciudad
Nuestra siguiente parada será la Fontana di Trevi, así que nos dirigimos a ella por una de las calles adyacentes del Panteón y tenemos la suerte de encontrarnos con una de las tiendas que tenía en mi lista de imprescindibles de Roma: la tienda Bartolucci de Pinocho.


Os encontraréis con una tienda ideal, en la que podréis ver un montón de detalles del famoso cuento, todos ellos hechos de madera....


Me encantó pasear un ratito por su interior y hacernos fotos con los pinochos gigantes de la puerta que hacen las delicias de todos los turistas!!!


Callejeamos, disfrutando de muchos rincones y tiendas ideales, como esta chocolatería (Venchi) en la que su pared principal tras el mostrador, estaba decorado con un mural gigante donde parecía caer el chocolate derretido.... había miles de huevos de pascua y detalles dulces.... de esas tiendas que a mí me encantan, vaya!


Seguimos caminando hasta llegar por fin a la Fontana di Trevi: sin lugar a dudas mi rincón preferido de Roma. Una fuente monumental escondida entre callecitas y que no deja a nadie indiferente.


La tradición manda y hay que ponerse de espaldas a ella y tirar hacia atrás una moneda, como señal de que volverás algún día a Roma..... ahora hasta hay dos tradiciones... la primera moneda será para que tu deseo se cumpla y la segunda para volver a Roma.... imagino la recaudación de la Fontana.... porque allí las monedas vuelan sin parar de la mano de miles de turistas....



Lograr hacerse un hueco para poder tirar la/s moneda/s es misión complicada, pero no imposible! Nosotros lo logramos y nos hicimos miles de fotos.....

Os recomendamos que vayáis hacia la zona derecha de la fuente, en donde os encontraréis una perspectiva estupenda de la misma y además una fuente donde beber y recargar vuestras botellas de agua :-)


Decidimos hacer una parada allí mismo y entrar a comer en un pequeño restaurante situado justo al lado: Pizza in Trevi. Si estáis cerca a la hora de comer o cenar os lo recomendamos. La pizza nos encantó y la pasta estaba también buenísima.


Nos llamó mucho la atención ver un enorme recipiente de masa madre fermentando en el mostrador.... no pudimos evitar hacerle una foto!

Después de comer y descansar un rato, nos dirigimos hacia nuestro siguiente destino: Piazza di Spagna, otro de los sitios más turísticos de la ciudad. De camino hacia la plaza, nos encontramos con el Palacio de España, sede de la embajada española en el Vaticano. Un edificio enorme y precioso, donde, según la leyenda, habita el fantasma de un monje y que Paloma Gómez Borrero afirmó tener la ocasión de ver personalmente..... ahí queda la leyenda!

Palacio de España donde la leyenda dice que vive un fraile fantasma....

Llegamos a la Piazza di Spagna: una plaza bastante peculiar por su forma y por estar presidida por su conocida escalinata en donde miles de personas se sientan a descansar o a hacer fotos.

Imposible hacerse un hueco para sacarse una foto de recuerdo solos!!!
Nosotros no nos sentamos a descansar, pero si que nos hicimos alguna foto con su fuente con forma de barco....

Salón de té ideal en Piazza Spagna

Después de pasear un rato por la plaza, nos dirigimos hacia la Vía Veneto, pasando por la Vía del Corso en donde vimos escaparates y en donde paramos un ratito a visitar la Iglesia de San Carlo. Las visitas a las iglesias os permitirán disfrutar de unos interiores espectaculares y poder sentaros un ratito a descansar.

Nuestro siguiente destino es la Cripta de los Capuchinos, en donde alucinamos, literalmente. A pesar de no ser muy conocida os la recomendamos si os gusta disfrutar de visitas un poco macabras (jejeje)... en este viaje no visitamos ninguna de las Catacumbas de Roma, pero sí decidimos adentrarnos en esta cripta que no os dejará indiferentes....


Se trata de la Iglesia de Santa María de la Concepción que alberga un pequeño museo en donde se cuenta la historia de los Capuchinos, entre los cuales se encuentra el Padre Pío, y en su cripta un increíble y macabro tesoro.... varias dependencias decoradas con los huesos y cráneos de monjes capuchinos....

Alucinante, no, lo siguiente.... no puedo ofreceros fotos propias del interior porque está prohibido hacerlas, pero si os dejo con algunas imágenes de internet para que os hagáis una idea de lo que os vais a encontrar allí dentro..... con la frase: "lo que sois, fuimos, lo que somos seréis" podréis deleitaros con techos decorados con fémures, tibias, peronés, o lámparas hechas con vértebras.... tremeeeeeeendoooo!!!!

Después de tan original y macabra visita, nos merecemos un descanso, así que paseamos hasta nuestro siguiente destino, especial para nuestras hijas adolescentes: Hard Rock Roma..... un rato agradable, con wifi gratis para ellas y en donde pudimos tomarnos una tarta y unos refrescos estupendos....


Un Cheese Cake riquísimo.... perfecto para recuperar fuerzas :-)
Desde allí, cogimos el metro y nos volvimos hacia Prati en donde hicimos una pausa en una heladería alucinante: Gelato & Cioccolata, en la calle Largo di Renzo, donde las heladeras trabajaban a la vista de los clientes dando mil vueltas y te preparan la Straciatella al momento, amasando sobre una superficie de mármol blanco la nata y el chocolate fundido que se endurece y se corta al momento.... una experiencia para el paladar y en donde pararíamos en más ocasiones de vuelta al hotel :-)

Después de descansar un rato en nuestro hotel, cena en Obladí Obladá.... un pequeño restaurante en donde nos trataron de maravilla y nos comimos unas pizzas, pasta y ensalada deliciosas. De ahí, a dormir.... Hasta mañana!

Brindando por Roma


Día 3 - Vila Borghese - San Juan de Letrán - Jardín de los Naranjos

Estrenamos el tercer día en Roma, y lo hacemos caminando desde nuestro hotel hacia Santa María di Pópolo, para seguir subiendo hacia Villa Borghese, uno de los jardines más grandes y famosos de Roma y del cual habíamos escuchado buenas opiniones.


La subida hasta el Parque se hace un poco dura, pero vale la pena al poder contemplar desde arriba unas vistas estupendas de la ciudad desde otra perspectiva completamente diferente a la del Castillo de Sant´Angelo. Podréis haceros unas buenas fotos y podréis rellenar vuestras botellas de agua desde alguna de las muchas fuentes.


Desde allí, nos dirigimos al palacio y sus jardines, que por suerte nuestra, ese día eran de visita gratuita, así que no lo dudamos ni un momento y allá fuimos. Dimos un paseo por el jardín y sus laberintos, hasta llegar al Palacio que solo pudimos ver por fuera.


Lo que más gustó a los más pequeños, fue su fuente de serpientes (qué grima, por Dios!!!!)  y sus setos con formas de animales, con los que no dudaron en hacerse muchas fotos.

Fuente de las serpientes.... tan reales que hasta parecían de verdad!!!



Desde aquí, salimos para dar un paseo por el parque, lleno de ambiente y de familias romanas paseando en bici y turistas con coches-bici de alquiler que se movían por las calles del recinto para llevar mejor el calor y las subidas. En esta zona está el zoo de Roma, que no visitamos y un pequeño Lago en el que podréis hacer una parada y pasear en barca por el módico precio de 3 euros/persona y veinte minutos.



Si tengo que seros sincera, este parque me decepcionó un poco: creo que llevaba unas espectativas muy altas que chocaron de frente con la realidad.... un parque mal señalizado, un tanto descuidado y en donde las largas distancias agotan sin verse recompensadas.

Dejamos atrás Vila Borghese y nos dirigimos hacia San Juan de Letrán en metro, al quedar un poco alejado de la zona en la que estamos. Una vez allí hacemos cola para pasar el control de seguridad y entrar a visitar la iglesia.

San Juan de Letrán tiene el honor de haber sido la primera basílica de la cristiandad y actualmente es la sede del Obispo de Roma. Fue sede del papado, antes de establecerse en el Vaticano, tras el paso por la ciudad francesa de Aviñón.




En Roma todo es a lo grande.... hasta sus puertas!!!

Al lado de San Juan de Letrán, os encontraréis con el edificio que alberga la Scala Santa o escalera santa que según la leyenda trajo santa Elena, madre del emperador Constantino. Parece ser que era la escalera original del pretorio de Pilato en Jerusalén y que Jesucristo subió por ella antes de ser juzgado.

La escalera original de mármol se encuentra revestida con unas maderas de nogal y la tradición exige ser subida por los fieles de rodillas.



Ya es hora de comer, así que nos vamos a Spaccio Pasta, el único restaurante con buena pinta que vimos por la zona y en donde comimos relativamente bien, a pesar de no poder pedir pizza (por decirnos que estaba el horno saturado) y por servirnos ensalada César, sin salsa César... pero bueno, nos sirvió para reponer fuerzas y descansar un rato.

Nos cogemos el metro y nos vamos hacia la zona del Circo Máximo, en donde contemplamos el espacio que dejó la historia a este circo en donde se desarrollaban las carreras de cuádrigas. De la época romana.... solamente queda el "agujero" pero impresiona ver las dimensiones e imaginar sus gradas ahora  inexistentes, llenas de gente vociferando.



Llegamos al edificio que alberga la famosa Boca de la Veritá, que abre sus puertas a las 9 y media de la mañana, es gratis y que tiene todo el día una larga cola de turistas que, como nosotros, se quieren hacer una foto con la piedra con boca que hizo famosa la película Vacaciones en Roma.


En nuestro caso, la cola fue de una media hora, aproximadamente.... la visita es gratis y te permite hacerte unas fotos a toda pastilla, bajo la presión del vigilante que deja pasar uno a uno a los visitantes, bajo la atenta mirada del resto de pobres turistas que hacen cola...

Enfrente justo, podréis ver los Templos del Foro Boarium, dedicados a Hércules y Portuno y que se conservan genial y que con su original forma circular (el primero) mantiene todo su encanto....

De aquí, nos vamos hacia el Jardín de los Naranjos, en lo alto del Aventino, que permite contemplar la ciudad, descansar bajo sus naranjos un rato y después ir a visitar la Plaza de los Caballeros de la Orden de Malta, en donde está la puerta y su famosa cerradura a través de la cual podrás ver el Vaticano.

Jardín de los naranjos
Una de las cosas que más me ha sorprendido y más me ha gustado del viaje, sin duda.... de esas "chorraditas" que me parecen súper originales.

Mirando por la mirilla misteriosa...

Al fondo del pasillo vegetal.... el Vaticano! -> no seaprecia bien en la foto, pero sí en directo!!!!

Tendréis que hacer un poco de cola (como en todo en Roma!!!), pero vale la pena, así que tened un poco de paciencia.


Volvemos al hotel en metro y cenamos en el restaurante Prati di Cavour, recién inaugurado y en donde comimos tan bien que hasta repetimos otro de los días.

 

Día 4 - Zona Trastévere - Piazza Venezia - Foro, Palatino y Coliseo

Llegamos ya al cuarto día en Roma y aunque estamos realmente cansados, buscamos fuerzas para emprender un día especial, pues vamos a ver dos de las zonas de las que más ganas teníamos.



Nos desplazamos desde el hotel hasta la zona del Trastévere en un taxi de seis plazas que nos piden desde el hotel (desde Prati hasta Trastévere, 11 euros).

Senatus Populus Que Romanus (SPQR, El Senado y el pueblo Romano): el lema de la ciudad reflejado en sus rincones
 
Nos bajamos y lo primero que visitamos es la Iglesia de Santa María in Trastévere. Una iglesia con muchísimo encanto que os recomendamos entréis a visitar.



Desde aquí, un paseo por el barrio, lleno de restaurantes con encanto para comer o cenar y que os recomendamos al menos visitar.

Restaurantes con encanto, con el peperoncini decorando las puertas




A pesar de que sus calles se encuentran algo sucias, y sus fachadas desconchadas tiene un encanto especial que vale la pena ver.



Cruzamos el río por la Isla Tiberina y llegamos a la zona del Ghetto judío de Roma. Un barrio lleno de historia que no os va a dejar indiferentes.... qué pena ver las placas en el suelo de la entrada de cada casa, en donde figuran grabados los nombres de las personas que fueron detenidas y la fecha en la que fueron trasladadasy asesinadas en los campos de concentración.... nos impresionó mucho.



En pleno barrio os encontraréis con la Fontana de las 4 tortugas, que encantó especialmente a mi hijo pequeño, verdadero fan de las tortugas.

Fijaos bien.... las 4 tortugas están arriba, como trepando
El día que estuvimos allí había mucho ambiente en la plaza pues había un par de excursiones de colegios y muchos niños dibujando la fuente.

Postales de "Vacaciones en Roma"
Dejamos atrás esta zona y nos vamos hacia Piazza Venezia, para visitar el monumento a Vittorio Emmanuele: uno de los monumentos más peculiares y controvertidos de Roma.... los romanos lo llaman "la tarta" y hasta "la máquina de escribir". A nosotros nos encantó.


No dudamos un momento y subimos las muchas escaleras, hasta llegar a la parte de arriba, donde está el monumento al Soldado Desconocido, desde ahí seguimos subiendo hasta acceder a la parte de atrás desde donde podremos subir hasta arriba de todo en ascensor, por un módico precio (7 euros adulto, menores de 18 años 3,5 euros,  niños gratis).

Locas por Roma!!!
Las vistas son increíbles, así que os lo recomendamos sin lugar a dudas. Allí os podréis hacer muchas fotos y ver Roma desde distintas perspectivas. Os encantará!!!

Mini-turista viendo la luna desde la azotea ;-)
De aquí, nos acercamos a la zona del Foro Romano, justo al lado, y paramos a comer para poder estar a tiempo en nuestra cita de la tarde: la visita guiada al Foro y Coliseo Romanos. En esta zona encontraréis muchos restaurantes donde comer pizza, pasta o lo que queráis.

Las visitas guiadas en Roma no son baratas, pero si vale la pena contratar alguna, esa es la visita al Foro Romano, Palatino y Coliseo. Es de esas visitas que realmente vale la pena hacer con la ayuda de un guía que te explique los entresijos e historia de esta zona. Hacerlo sin guía será un tanto "pobre" ya que en muchos casos os limitaréis a ver simplemente ruinas, trozos de piedra,  que sin la debida explicación no os va a aportar casi nada.

Turista preparada para escuchar las explicaciones de nuestra guía ;-)
Nosotros hicimos la visita guiada a esta zona por la tarde y la verdad es que resultó bastante agotadora para todos: no solo porque llevábamos ya unos días de "pateo" considerable que se va acumulando sin remedio en nuestros pies, sino que a ese cansancio, se suma el del paseo de la mañana, con lo que la cosa se pone aún peor. Por tanto, un consejo, si podéis, haced esta visita por la mañana y frescos: tiene una duración total de 3 horas así que quedáis avisados.


La visita comienza con el reparto de los "audioguías" que colgaréis del cuello y con ayuda de un auricular, podréis escuchar las explicaciones del guía, sin necesidad de estar pegados a él. 

Pasearéis por el foro, y os irán contando la historia de sus monumentos y ruinas. Os chocará encontraros con piedras de la época romana, incluso columnas, sobre las cuales se sienta la gente.... hay tantas ruinas que te las encuentras como si de nada se tratase.

Vistas del Foro desde lo alto en el Palatino
El momento estelar de la visita es la subida al Coliseo, repleto de turistas, que a pesar de las colas y el calor, no perdemos las ganas de fotografiar y conocer la historia de este lugar con tanto encanto.


El Coliseo fue construído en apenas ocho años. Los festejos de su inauguración, en tiempos del emperador Tito, duraron 100 días. Su nombre deriva del Coloso de Nerón, que estaba ubicado en sus inmediaciones.

Durante su larga historia fue escenario de innumerables luchas entre gladiadores, fieras, recreación de batallas navales, cacerías de animales, etc. También ha sido fábrica, santuario y sobre todo cantera de la que habrán salido toneladas y toneladas de mármoles y piedras para los posteriores edificios y monumentos de Roma. Actualmente es el escenario del Vía Crucis del viernes Santo presidido por el Papa y televisado para el mundo entero.


Acabada la visita, nos cogimos el metro y volvimos al hotel, no sin antes parar en nuestra heladería favorita a tomarnos un rico helado.... el mío de pistacho! Imposible de olvidar :-)


Día 5 - Piazza di Póppolo - Palacio del Quirinal - Campo di Fiori - San Pietro in Víncoli

Llegamos a nuestro último día en Roma. Comenzamos nuestro paseo en Piazza di Pópolo, en donde entramos a visitar las dos iglesias gemelas, que en realidad no lo son. Entrad a verlas y podréis comprobar que son completamente diferentes. Ya me diréis cuál os gusta más ;-)


Paseamos por la Via Babuino hasta llegar de nuevo a la zona centro turística, nos volvemos a encontrar con la Fontana di Trevi en donde volvemos a hacer alguna foto más y paseamos hacia el Palacio del Quirinal, en donde se encuentra el Gobierno de Italia. Una visita perfectamente obviable, la verdad, así que no os esforcéis en subir hasta allí porque no vale la pena.

Bajamos hacia el Campo di fiori, una plaza con muchísimo ambiente en donde se encuentra un mercadillo ideal lleno de color: plantas, especies, quesos, frutas, verduras, pasta.... no dudéis en acercaros a él, os encantará.

Puestos llenos de pasta de miles de tipos y colores :-)

Si podéis parad un rato a pasear entre sus puestos llenos de productos especiales y típicos de Italia. Ha sido uno de nuestros descubrimientos en este viaje y nos ha encantado. Si queréis, incluso podéis comer en uno de los muchos restaurantes que hay alrededor de la plaza.

Parada técnica para comer en un restaurante del Trastévere, de cuyo nombre no quiero acordarme (timo absoluto), pero en donde por fin pudimos probar las famosas alcachofas a la Romana. A mí no me gustan las alcachofas, pero mi marido disfrutó muchísimo con ellas.... dice que estaban deliciosas!


Metro y destino hacia Pirámide Cestia, en donde podréis ver una piámide de la época romana que alberga la tumba del emperador Cayo Cestio. Impresiona ver las dimensiones y los pocos turistas que hay alrededor :-)


Desde allí mismo cogimos el metro para trasladarnos hacia San Pietro in Víncoli para ver el famoso Moisés de Miguel Ángel que vale la pena ir a ver.



Una iglesia preciosa en donde, además, se encuentra la reliquia de las cadenas con las que fue detenido San Pedro en Jerusalén y que según la tradición, una vez traídas a Roma, se engarzaron ellas solas con las cadenas de la prisión Mamertina, donde san Pedro estuvo preso antes de ser martirizado.


Cansados y agotados regresamos al hotel en metro, para iniciar al día siguiente nuestra vuelta a casa.

Y hasta aquí nuestro viaje familiar a Roma. Nos ha encantado y seguro que volveremos. Esperamos que os haya parecido interesante y os sirva de ayuda para organizar vuestros propios viajes.

Besos y arrivederci!!!



8 comentarios:

  1. ¡Buenos días!

    Sin duda si voy a Roma, te COPIARÉ literalmente tus recomendaciones. Ha sido como volver a Roma otra vez. Muy bien explicado todo.
    Ana ¡MUCHAS GRACIAS!
    Mª Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mª Luisa! Me alegro mucho que te haya gustado y que os ayude en vuestra próxima escapada a Roma.
      Un beso grande
      Ana ♥

      Eliminar
  2. Muy bien detallado, al ver tus explicaciones me entra ganas de reservar vuelo ya ¡¡¡¡
    nosotros en junio nos espera Amsterdam. Un besote grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué maravilla Mar!!!! Tuve la ocasión de estar hace años en Amsterdam con una buena amiga y fue genial. Me encantó el buen ambiente que vimos, los canales, los mercados del queso y las flores.... es una maravilla, os encantará. Espero tu post del viaje para planificar el que, sin duda, haremos en familia ... nos queda mucho que conocer :-)
      Ana ♥

      Eliminar
  3. Muchísimas gracias por las recomendaciones, tomo buena nota. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola! Qué viaje más completo, me ha gustado mucho leerlo! Me encantaría visitar Roma algún día así que me vendrán genial tus recomendaciones! Besis

    ResponderEliminar
  5. que ilusión leer todas tus explicaciones y recomendaciones! Prácticamente hemos hecho lo mismo, teniendo en cuenta que nosotros íbamos con un niño de 3 años y medio y sin silla, que se porto como un autentico txapeldun porque hubo días agotadores pero felices...solo se me quedó la espinita de ver lo de la cerradura de la puerta de Malta pero es que cuando nos pillo más o menos cerca se hizo ya muy de noche (fuimos en diciembre) y....y totalmente de acuerdo con muchas de tus recomendaciones (nosotros tampoco vimos los museos vaticanos por los críos y tampoco subimos a la cúpula del Vaticano pero nos resarcimos en el de Vitorio Emmanuelle, y también cogimos guía para ver el Coliseo y sus sotanos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué valientes!!!!! Con niño de 3 años y sin silla..... eso sí que tiene mérito Ainhoa!!! La cerradura es una chulada, así tienes excusa para volver! Un besazo enorme
      Ana ♥

      Eliminar

Mil gracias por vuestros comentarios, los leo a diario y todos y cada uno de ellos me hacen muchísima ilusión!!!!

Siento comunicaros que no participo en cadenas de premios, os lo agradezco de corazón, pero es que me resulta completamente imposible poder seguir las normas de transmisión como os merecéis.

Os mando un beso enorme ♥