Tarta Red Velvet: la delicia perfecta

La primera vez que preparé en casa la tarta Red Velvet hice un poco de trampa... aunque confesé como se debe que había recurrido a un estupendo preparado americano... el éxito de la tarta fue tan increíble, que tenía que volver a hacerla, pero esta vez, utilizando mis propios medios...


La ocasión era perfecta porque tenía que preparar una tarta de cumpleaños que me combinase con la New Port Party de mi marido... así que no lo dudé ni un momento y me puse a preparar una tarta bien roja por dentro y blanca y marinera por fuera....


La tarta fue todo un éxito.... es de esas tartas viciosas que no puedes parar de comer... nos recordó un poco al sabor de la pantera rosa... aunque con un toque especial y personal que no puedo comparar con otras tartas que haya probado...


Pensé que iba a resultar una bomba pesada, pero en realidad es un postre que resulta ligero y nada empalagoso... por eso mismo, porque está buenísima y porque es superbonita, quiero compartir hoy con todos vosotros los secretos de nuestra Red Velvet...


La receta que elegí fue la de mi libro de Tartas de Alma Obregón.... todas las tartas que he hecho con este libro han quedado estupendas, por eso os lo recomiendo de todo corazón.... y no me llevo comisión, eh??? Malpensados!!!!


Mirad qué corte tan rico.... veréis qué jugoso nos ha queado el bizcocho.... verdad? Madre mía.... se me está haciendo la boca agua y ya me está apeteciendo repetirrr... Ñammmmm!


Para la decoración, preparé crema de queso con la misma receta que os enseñaba aquí, y varios detallitos de adorno: unas rayas de fondant rojo, unos barquitos de papel y una mini guirnalda hecha con trocitos de cinta aislante.... siiii, habéis oído bien, cinta aislante, de la de toda la vida!!!!


Para el relleno me decanté por una capa de mermelada de fresa y otra del mismo fronsting de queso que utilicé para la cobertura... el incluir la mermelada fue un acierto porque le dio un toque más suave a la tarta.... os lo recomiendo, además, todos tenemos mermelada en casa, verdad?

Veréis que se trata de una tarta muy sencilla, pero con unos ingredientes algo raros.... cuando veo este tipo de recetas siempre pienso lo mismo.... ¿a quién se le ha podido ocurrir hacer esta tarta???

Ingredientes

He adaptado las cantidades originales de la receta de Alma para poder preparar tres moldes de 20 cm.

180 ml de aceite de oliva
480 gr de azúcar
3 huevos
3 cucharadas de cacao sin azúcar (yo utilizo el de lata de valor)
1,5 cucharaditas de colorante rojo
3 cucharaditas de esencia de vainilla
375 ml de leche (he utilizado semidesnatada)
3 cucharaditas de zumo de limón
450 gr de harina de repostería
1,5 cucharaditas de bicarbonato de soda (del de las malas digestiones, jejeje)
2,5 cucharaditas de vinagre blanco

Modo de hacerla

Precalentamos el horno a 180 ºC

Engrasamos el molde que vamos a emplear para hacer los tres bizcochos

Añadimos a la leche el zumo de limón y lo dejamos reposar durante 8-10 minutos, para conseguir el buttermilk que le dará esa suavidad al bizcocho

Tamizamos la harina junto con el cacao en polvo

Batimos el aceite, con el azúcar y los huevos

Añadimos poco a poco la harina y el cacao tamizados previamente, alternanándolo con la leche con el limón y batimos a velocidad baja hasta que se convierta en una mezcla homogénea

Mezclamos a parte, el vinagre y el bicarbonato y en cuanto haga burbujitas (parece el conjuro de la bruja, jejeje) lo añadimos a la mezcla anterior y removemos

Incorporaremos a continuación el colorante rojo y la esencia de vainilla y removemos con las varillas hasta que el color quede bien homogéneo. Si no conseguimos que quede de un rojo intenso, añadimos más colorante, hasta que así sea

Pesamos la masa y la dividimos en tres partes iguales

Horneamos en tres veces, durante un tiempo aproximado de 25-30 minutos, hasta que veamos que el palillo salga seco




A medida que vayamos horneando los bizcochos los desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla, de modo que los pondremos boca abajo, para que el posible montículo que se nos forme al hornear desaparecca y nos queden bien planos para el montaje final

Preparamos la crema de queso y dejamos en la nevera al menos una hora para que adquiera consistencia

Montamos la tarta, de modo que incorporaremos los rellenos elegidos: en este caso una capa de mermelada de fresa y otra de crema de queso

Aplicamos una ligera capa de crema de queso por toda la superficie a modo de "tapaporos" y metemos en la nevera durante una media hora

Sacamos y aplicamos una capa más gruesa de crema de queso sobre toda la superficie, ayudados de una espátula o pala de reportería, de manera que quede bien homogénea

Aplicamos los adornos que nos gusten: en mi caso, unas rayas de fondant rojo para el toque marinero, y unos montículos de crema de queso aplicados con la manga pastelera

Comentarios/ Observaciones/ Consejillos

Lo más latoso fue tener que hornear los tres bizcochos porque tienes que estar pegada al horno más de hora y media, para evitar que se te quemen y asegurar que quedan con un punto jugoso y nada secos.

Si notaseis que os quedan secos, lo que podéis hacer es preparar un poco de almibar con agua y azúcar hervidos y lo extendéis sobre los bizcochos dejándolos reposar una horita para que se queden bien empapados.

El colorante más adecuado es el Sugarflair Extra Red, de venta en cualquier tienda de repostería. Se trata de un colorante rojo superpotente con el cual vais a conseguir el tono deseado siempre. Tened en cuenta que, tanto el color rojo, como el negro, son los más difíciles de conseguir en repostería, así que os lo recomiendo!!!

El relleno de fresa le da a la tarta un toque más ligero y menos empalagoso que si hubiese puesto todas las capas de crema de queso, al menos en mi opinión, claro, que ya sabéis que "para gustos, colores".

Os recomiendo  que utilicéis moldes desmoldables, para asegurar un acabado perfecto de los tres bizcochos que vamos a emplear para la tarta. Si no tenéis moldes bajitos desmoldables, podéis hacer el bizcocho de una vez y cortarlo en tres capas iguales, aunque a mi ese sistema se me da fatal :-(

Animaros con esta tarta.... parece difícil, pero de verdad que no lo es en abosulto!!!! Seguro que vais a trinunfar y estoy deseando que me lo contéis :-).... Hace unos días mi amiga Mery me pidió la receta y la preparó para Nochebuena... me llamó entusiasmada porque había sido un éxito total.... así que ANIMAROS!!!

Un beso y hasta el lunes ♥


20 comentarios:

  1. ¡¡Anaaaaa nos acabas de crear una necesidad!! Seguro que un trozo de esas tarta para tomar con el café del desayuno nos daba energía para todo el día. ¡Menuda pinta! Sólo de mirar las fotos ya salivamos, así que en persona no nos queremos ni imaginar...
    Además la decoración es impecable. Sencilla, pero muy resultona. ¡Enhorabuena!
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Uno de mis imprescindibles¡¡ es verdad que cuando empezaba yo en el mundo de la respostería y ví entre los ingredientes el vinagre ¡¡¡ dije ¿qué me estás contando? pero realmente funciona y es maravilloso. Tu puesta en escena como siempre genial¡¡¡ un besote Mar

    ResponderEliminar
  3. Tocaya, que pintaza!!! Te puedes creer que sólo he intentando hacer la Red Velvet una vez, me salio mal y me desanimé tanto que no lo he vuelto a hacer? Creo que me has animado a volverlo a intentar.
    Tengo el libro de Alma, pero el de Bea es también impresionante

    ResponderEliminar
  4. En mi casa la red velvet es sin duda una de las recetas estrellas. La preferida de mi madre y mi marido y además en su versión sin gluten está igual de buena afortunadamente.
    Me encanta la decoración que le has puesto.
    Beso grande grande. MUAKKK

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita, me encanta el resultado, pero sólo con ver la receta, ya me canso .-), creo que no tendría tanta paciencia. En la cocina sigo siendo mucho más limitada.
    La decoración estupenda, como siempre :-)

    ResponderEliminar
  6. Yo siempre he hecho el red velvet casero, pero como ando justísima de tiempo últimamente algún día hago la trampita y compro el preparado ;). Te ha quedado preciosísima, espectacular. Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Tengo tooodos los libros de Alma y todavía no me he atrevido a probar esta receta, estoy loca, ¿verdad? jajaj

    Te ha quedado superestupendodelavida Ana y tiene una pinta estupenda!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  8. Ana, qué pinta! Qué corte de tarta más apetecible!
    Yo también la he hecho con el preparado americano, y sale muy bien. Pero como tú has hecho, quiero dar el salto a la tarta "home made" 100%:-)
    Y la decoración de la tarta me encanta!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Tão linda e gulosa, o interior está mesmo tentador.

    beijinhos

    ResponderEliminar
  10. Hola! Te ha quedado divina! Es de nuestras tartas favoritas y el corte se ve espectacular! Besis

    ResponderEliminar
  11. Tengo que animarme a hacerla sí o sí. He pensado un montón de veces en hacerla pero cuando leo vinagre, buttermilk... ufff! me tira pa tras, pero tú lo pintas todo tan fácil que será cuestión de probar
    Ya te contaré, un beso

    ResponderEliminar
  12. Bueno Ana, vaya tarta tan vistosa, a ver si me animo con el Red Velvet, que ya me vale. Corte perfecto, chica. Enhorabuena. Un besico.

    ResponderEliminar
  13. Ummm doy fe de que es una delicia Ana, yo la hice y nos encanto, tambien la repetire, un beso

    ResponderEliminar
  14. Ana doy fe de esta deliciosa!!! Yo también uso esa receta cuando tengo que hacer una tarta red velvet y es que queda increíble!!! Te quedo muy bonita y con el toque de la mermelada seguro que esta buenísima!!un besito

    ResponderEliminar
  15. pero que buena pinta!!! las niñas quieren una ya, desde que ven Masterchef Usa esa tarta es una necesidad en casa.

    ResponderEliminar
  16. No te puedes imaginar la atracción que me provocan tus fotografías. La repostería no es lo mío (aunque alguna cosilla he hecho gracias a tus explicaciones) y este tipo de tarta nunca la he probado, y eso que todo el mundo me dice que es deliciosa. Eso sí, con ese color tan fantástico que le has dejado tiene que estar divina. Yo no soy muy buena coloreando los postres pero ha debido ser muy difícil dejarlo tan rojo. Enhorabuena por la tarta, por la decoración y por esas maravillosas fotografías.

    ResponderEliminar
  17. Dicen que es genial!! Yo no la he probado nunca pero tengo ganas; o al menos, las magdalenas. Tu tarta tiene una pinta... Increíble, Ana, mándame un trocitoooo! jejeje

    Feliz día!

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola! Una pregunta, ¿preparas toda la mezcla de una vez y la dejas reposar mientras horneada cada cada? Sólo tengo un molde de ese tamaño y no sé si es preferible dividir los ingredientes entre tres para ir haciéndola en la medida en que vaya horneando.

    ResponderEliminar
  19. Me estoy planteando comprarme el libro de Alma Obregón... también podemos usar remolacha en lugar de colorante digo yo... :)

    ResponderEliminar

Mil gracias por vuestros comentarios, los leo a diario y todos y cada uno de ellos me hacen muchísima ilusión!!!!

Siento comunicaros que no participo en cadenas de premios, os lo agradezco de corazón, pero es que me resulta completamente imposible poder seguir las normas de transmisión como os merecéis.

Os mando un beso enorme ♥