Magdalenas: La Receta

Creo que tengo una verdadera obsesión por las magdalenas y ello me ha llevado a perseguir durante mucho tiempo la receta de las magdalenas más ricas del mundo y creo que ese día por fin ha llegado... Aleluyaaaa!!!

He probado una lista interminable de recetas y cuando conseguía el ansiado "copete", no conseguía que me resultasen suficientemente esponjosas, o me sabían mucho a aceite, o me resultaban poco dulces, .... un horror, vaya.

Casi había desistido en el intento de buscar las magdalenas perfectas hasta que vi  estas magdalenas y supe que tenía que probarlas.


Son magdalenas de las de siempre, esas que al morderlas te teletransportan a otra época... mmm... no sé vosotros, pero yo ya no las encuentro en ninguna panadería o pastelería....


Además de subir como la espuma, lo mejor es que ese copete se queda intacto cuando las sacas del horno. Mirad mis fotos si no os lo creéis, y os prometo que las he hecho yo... malpensados!!! No son compradas!!!


Y con esas plaquitas de azúcar que se quedan pegadas por encima... madre mía, qué hambre me está entrando... a vosotros no????

Bueno, basta ya! No voy a haceros sufrir más, os dejo con la receta y con algunas adaptaciones que he hecho con respecto a la receta original, a ver si os animáis pronto a prepararlas en casa... veréis cómo vuelan!!!

Ingredientes

Para 12 magdalenas (ni que decir que tiene que yo las preparo con el doble de ingredientes y me sale alguna más de 24... no llegan a cumplir ni 24 horas en casa...)

♥ 2 huevos talla L
♥ 180 gramos de azúcar  blanco
♥ 60 gramos de leche (yo he utilizado semidesnatada, es la única que compramos en casa!!!!)
♥ 170 gramos de aceite de oliva suave (las he hecho tanto con aceite de oliva, como de girasol y en ambos casos el resultado ha sido estupendo)
♥ 210 gramos de harina (yo he utilizado harina de repostería)
♥ 7 gramos de levadura Royal
♥ Una pizca de sal
♥ Una pizca de canela
♥ Rayadura de ½ limón y ½ naranja (en casa no somos de rayaduras, así que lo he sustituido por una cucharita de esencia de limón)

Modo de hacerlas 

Vamos a necesitar batidora de varillas, así que si no tenéis ya podéis ir a compraros una porque solo por poder hacer estas magdalenas la inversión os va a valer la pena ;-)

Batimos los huevos con el azúcar hasta conseguir que blanquee bien (velocidad media).

Mezclamos a parte el aceite y la leche y removemos un poco con una cuchara hasta que se unan más o menos.

Añadimos esta mezcla a la de los huevos+azúcar y batimos con las varillas hasta que esté bien integrado. Añadimos la cucharadita de esencia de limón.

En un bol aparte vamos a tamizar los ingredientes secos: harina+canela+Royal+sal

Unimos los ingredientes secos a la mezcla líquida y batimos con las varillas (velocidad baja).

Cuando se una, subimos la velocidad al máximo y batimos durante unos 3 minutitos, mientras podéis ir fregando los cacharros :-)

Tapamos la mezcla con un film y metemos en la nevera a reposar.

La clave de esta receta para conseguir que el copete es dejarla reposar en frío, al menos durante unas 4 horas, como bien nos explica Julia en su receta. Incluso se puede dejar en la nevera de un día para otro. Yo las he he hecho de las dos formas y en ambos casos el resultado ha sido excelente.

Precalentamos el horno a 210 ºC.

Preparamos la bandeja de hornear magdalenas y metemos las cápusulas en los agujeros.

Llenamos las capsulas un poco más de la mitad, tened en cuenta que al subir tantísimo no conviene que la mezcla llegue hasta arriba ya que corremos el riesgo de derrumbes...

Para rellenar las cápsulas tengo dos métodos estuependos, aunque me quedo con el segundo:

♥ Meter la masa en una bolsa de las de congelación, cerrar, y cortar uno de los extremos de abajo, como si fuese una manga pastelera.

♥ Utilizar un aparato de servir helado (tienen nombre???? en este momento me he quedado en blanco!!!). Este sistema lo he aprendido en el programa "Guerra de Cupcakes"... lo reconozco, me tiene enganchada!!!. Es estupendo porque evita que la masa gotee y además permite volcar siempre la misma cantidad de mezcla en las capsulas... una medida rasa de este aparatito es exactamente la que necesitamos en las cápsulas.


Una vez rellenas todas las cápsulas, metemos la bandeja en el horno y horneamos durante un poco menos de 20 minutos a 190ºC. Como siempre os digo, quedaros cerquita del horno para echarle un vistazo constante a lo que estamos haciendo porque se nos puede quemar en un pis pas.

Comprobamos que ya están con una varita y si sale seca... a comerrr!!!!

Un beso grande y hasta el lunes que toca nuevo post ♥


PD.- Notas sobre el Atrezzo de las fotos... la vajilla tiene ya unos cuantos añitos.... regalo de nuestra boda... es tan bonita que la uso poquisímo... me da pena que se me desgaste el filo dorado :-( ... y qué decir de ese pañito.... 100% encaje de Camariñas... le tengo especial cariño porque me lo regaló hace tiempo una compañera de trabajo, en agradecimiento por la formación que le había dado en su época de becaria... un recuerdo bonito, sí señor!!!




Galletas de mantequilla para decorar

He dudado bastante tiempo si preparar este post o no porque pensaba que con la cantidad de webs, blogs y libros dedicados a decoración de galletas que hay hoy en día éste sería un tema ya recurrente y que quizás no os interesaría.

Mi idea inicial empezó a cambiar el día que mi querida Sara me pidió que preparase una entrada especial en la que explicase cómo hacía yo la masa de galletas, cómo la conservaba y cómo la cortaba después. A partir de ese momento, casualidades de la vida, he ido recibiendo muchos mails pidiéndome lo mismo y, en esta última semana, mi cuñada y mi lectora Virginia, adicta a Celebra con Ana según sus propias palabras... aquí va el post prometido!!!.

He asistido a varios cursos de repostería creativa y decoración de galletas, he buceado por "miles" de webs y en cada uno de ellos he encontrado recetas estupendas de galletas para decorar. No las he probado todas (ya me gustaría tener tiempo para ello!!!), pero de la que sí os puedo hablar es de la receta que yo utilizo desde que hice mis primeras galletas decoradas, allá por el año 2009...

Mi receta es la del Rincón de Bea. Buscar recetas por aquella época era misión complicada, así que ésta fue de las pocas que localicé y como además tenía unos tutoriales muy completos explicando cómo prepararla y cómo decorar las galletas pues con ella me quedé!!!

Mi intención es poder aportar mi experiencia y daros algunos consejos para que podáis hacer en casa vuestras propias galletas, de un modo lo más fácil y rápido posible. 

Allá vamos...

Ingredientes

♥ 250 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.

La saco de la nevera el día anterior para asegurarme de que esté bien blandita y moldeable.

Sé que hay gente que tiene especial predilección por determinadas marcas de mantequilla. Os puedo decir que he probado unas cuantas y no he notado diferencias sustanciales de sabor ni de textura en la galleta.

♥ 250 gr. de azúcar.

La receta original de Bea utiliza azúcar glass y con él las hice mucho tiempo.

Un día probé a hacerlas con azúcar blanco normal y corriente y os diré que el resultado fue espectacular. Además de mucho más fácil de tener en casa, aporta una consistencia más crujiente a la galleta, así que adiós al glasé!!! Eso sí, os recomiendo que lo tamicéis con un colador, para separar los granos más gordos y homogeneizar la textura de la galleta.

♥ 1 huevo grande a temperatura ambiente.

♥ 650 gr. de harina tamizada.

En este punto también oiréis miles de opiniones... que si esta marca, que si la otra... yo no me complico y siempre utilizo harina de repostería (no tipo Bizcochona!!!).

♥ Un chorrito de leche para ligar la masa.

♥ Un chorrito de vainilla líquida, de venta en cualquier supermercado.

Herramientas para preparar la masa

Cada maestrillo tiene su librillo, y en esto de preparar masa de galletas no iba a ser menos. Conozco a mucha gente que preparara la masa a mano, amasa que te amasa desde el momento cero. A mí este sistema me estresa bastante... es una cuestión personal.... no me gusta nada pringarme los dedos!!!

Me quedo sin lugar a dudas con la preparación con batidora de varillas. En un principio me compré una batidora manual de varillas, hasta que empecé a hacer galletas como una loca y ya necesité un sistema un poco más "avanzado"... dí el gran salto al mundo de las "amasadoras" y me compré la de LIDL, aprovechando una de sus ofertas.

Estuve encantada de la vida con ella hasta que un día coloqué mal las varillas y se me enredaron ante mi cara de estupefacción... aún no sé qué es lo que pude hacer mal, pero lo cierto es que aquella amasadora ya no funcionó igual nunca más...

El cambio radical en mi vida repostera llegó cuando mi marido (♥) me regaló la Kitchen Aid.... aún recuerdo mi cara de sorpresa cuando llegué a casa y vi esa tremenda caja en mi cocina.... madre mía... no pensé que podría sentir tanta felicidad al recibir una "batidora" jajaja. Me lo decís hace 10 años y no me lo creo!!!!

Cómo hacer la masa

Batimos la mantequilla a temperatura ambiente con las varillas hasta conseguir que se convierta en una crema.

Añadimos poco a poco, sin prisa pero sin pausa, el azúcar y seguimos batiendo con las varillas hasta que la mezcla esté uniforme y blanquecina.

Añadimos el huevo y un chorrito de vainilla y seguimos batiendo hasta que se quede bien homogéneo.

Inciso: si queréis teñir la masa para hacer galletas de colores, éste es el momento de aplicar el colorante, justo antes de añadir la harina a la mezcla.

A continuación añadimos la harina, previamente tamizada, de modo que se vaya convirtiendo en una masa. Cuando veáis que las varillas ya no dan para más (porque la masa se irá haciendo muy espesa) será el momento de cambiar las varillas por el accesorio amasador. En las batidoras manuales es ese accesorio que tiene forma de espiral, ¿os dais cuenta?. En la KA es el otro accesorio que viene "de serie".

Seguimos amasando hasta que ya tengamos una mezcla suave y homogénea. Si vemos que no se liga bien, podemos añadir un chorrito de leche, sin pasaros. Simplemente para que se convierta en una masa suave y consistente.

Es el momento de usar nuestras manos!!!! Cogemos la masa y las amasamos a mano sobre la encimera de la cocina. El amasado de esta masa no es como el que podemos realizar con la de la pizza o la de la empanada. Se trata de un amasado suave, de modo que no hace falta estirar y encoger demasiado la masa. Será suficiente con movimientos suaves hasta ver que a meter un dedo, éste no se nos queda pegado a la masa y se queda el hueco limpiamente marcado (es un sistema un poco rudimentario... pero a mí me va genial!!!!).

Formanos una bola con la masa, como la mía...


Cómo preparar la masa para su conservación

Para poder cortar las galletas limpiamente, es imprescindible que la masa esté bien fría. De este modo el corte es perfecto y la galleta no se deforma al hornear.

Cuando preparemos la masa tenemos dos opciones de conservación en frío:

♥ Conservarla en la nevera: si la vamos a cortar y hornear en pocas horas.
♥ Conservarla en el congelador: si vamos a hacer las galletas más adelante.

En cualquiera de los casos, el sistema que utilizo para conservar la masa antes del corte es exactamente el mismo: preparo planchas de masa.

Para preparar esas planchas de masa lo que hago es colocar la bola sobre un film transparente y la tapamos, dejando un espacio entre el punto donde se dobla el plástico para que nos quede espacio suficiente para después estirarla.

 
Cogemos el rodillo (yo utilizo el de Joseph Joseph que incluye aros medidores para que la masa quede a la misma altura) y estiramos la masa.

El grosor ideal para las galletas es de 0,5 cm. En el caso de que queráis hacer piruletas de galleta podéis ampliar la altura hasta el centímetro, de modo que el palito tenga sitio suficiente... a no ser que hagáis piruletas falsas como las que os enseñé aquí, claro.

 

Si no tenéis un rodillo medidor, otra opción es colocar dos guías de madera a los lados que sirvan de referencia al rodillo. Lo he visto "en directo" y la verdad es que funciona muy bien.

Nos ponemos a estirar bien la masa, de manera que quede perfectamente alineada y a la misma altura, tal y como os enseño en la foto, teniendo como límite de referencia el film transparente y sin sobrepasarlo, para que después podamos "remeterlo" tapando bien todo el contorno de la plancha.

Yo suelo hacer el doble de cantidad de masa (el doble de todos los ingredientes que os he dado), para tener "de más" y poder congelarla, de manera que siempre suelo tener alguna plancha de masa en mi congelador y así me da mucha menos pereza hacer y decorar las galletas.


 

 Ya tenemos las planchas de masa preparadas. Si las vais a cortar en el mismo día se irán a la nevera (conviene que estén un mínimo de tres horas antes del corte) y si las haréis más adelante, las metéis en el congelador (no más de 6 meses). Una vez que descongeleis una plancha, no se puede volver a congelar, por lo que conviene que vayáis sacándolas de una en una en función de la cantidad de masa que necesitéis.

De cualquier modo, es importante que al apilar las planchas pongáis la más grande de primera y así sucesivamente, para que la más pequeña se quede encima y así evitaremos que se nos deformen durante su conservación en frío.

Cómo preparar las galletas

Lo más cómodo de la congelación de la masa es que el tiempo de preparación y decoración de las galletas se reduce muchísimo, lo cual nos va a facilitar un montón que nos podamos poner a galletear en casa!

Para preparar las galletas lo primero que tenéis que hacer es precalentar el horno a 180 ºC y preparar la bandeja de horno, cubriéndola con papel especial para hornear.

Sacamos la plancha del congelador o de la nevera. En caso de que la saquemos del congelador, tenemos que esperar unos 5 minutos para que entre un poco en calor y se pueda cortar (sino se os deformarán vuestros cortadores!!!). En caso de que la tengamos en la nevera, podéis poneros a cortar inmediatamente.

Destapamos la masa, levantando el film transparente y empezamos a cortarla con ayuda de nuestros cortadores. Al cortar la masa en frío vamos a conseguir un corte mucho más limpio y menos deformidades en nuestras galletas...

Vamos colocando las galletas cortadas sobre la bandeja con el papel de horno, teniendo en cuenta que:

♥ En cada horneado debemos colocar las galletas que tengan un tamaño similar, para que todas se hagan a la vez, evitando que unas se quemen y otras se queden crudas.

♥ Las galletas debemos separarlas, al menos dos centímetros. Tened en cuenta que con el horneado tienden a desparramarse un poco y ello puede hacer que se nos puedan pegar unas a las otras.

Metemos la bandeja en el horno precalentado y horneamos durante unos 10 minutos. El punto de horneado ideal es aquél en que vemos que los bordes de las galletas comienzan a tener un ligero tono doradito, en ese momento ya las podemos sacar.

Me encanta que las galletas me queden más bien blanquitas porque así la decoración y el resultado final es mucho más vistoso.

Sacamos las galletas de la bandeja de horno, de una una y con la ayuda de una pala o espumadera. Tenéis que tener mucho cuidado porque en este momento están completamente blandas y se rompen con muchísima facilidad.

Si veis que alguna galleta ha quedado con "bultitos" conviene que la aplastéis con cuidado y con ayuda de la pala o la espumadera, para conseguir que recuperen su forma plana. Este paso es fundamental hacerlo justo al sacarlas del horno porque en ese momento estarán muy blandas y moldeables.

Las colocamos sobre la rejilla del horno en la encimera, para que se vayan enfriando de forma homogénea por arriba y por abajo. A medida que se enfríen se irán endureciendo y adquirirán esa consistencia que las hace perfectas para decorar con glaseado, fondant o lo que queráis :-)

Para poder decorar las galletas conviene dejarlas enfriar al menos 6 horas y para su correcta conservación las debemos meter en una caja de lata. No os recomiendo los tupper porque acumulan más humedad y la galleta pierde consistencia.

Como siempre estoy justa de tiempo, suelo decorarlas hasta 15 días antes de mis fiestas, eso sí debéis empaquetarlas inmediatamente en sus bolsitas de celofán individuales. De esta forma se os conservarán perfectamente hasta el día de la fiesta.

Y creo que no se me queda nada en el tintero... menudo rollo que os he dedicado, madre mía... pero creo que así es mejor y os dejo consejos útiles para que os lancéis a esto del "galleteo"... para los que aún no os hayáis estrenado... aviso a navegantes.... CUIDADO es ADICTIVOOOO!!!!

Si tenéis alguna duda podéis dejármela en el post a modo de comentario y yo trataré de contestarlas lo antes posible, ¿de acuerdo?.

Un beso grande y hasta el jueves ♥


Merienda americana con tortitas

Hace unos días vinieron a casa unas amigas de mi hija mayor a hacer juntas un trabajo del cole. Me encanta tener a las amigas de mis niñas en casa, debo ser un poco masoquista, pero cuanta más gente en casa, más contenta estoy...

Paula me pidió si podía hacerles tortitas americanas para merendar y como me encanta sorprenderlas con alguna "chorradita" se me ocurrió preparar una "Merienda Americana" en casa...



La mesa la improvisé sobre la marcha, con lo que fui encontrando por casa, sin largos procesos de elaboración como los que suelo seguir para mis fiestas... así que, abrí mis cajones de manteles y bajé a mi taller y empecé a recopilar "munición" rápida para montar la mesa... 

Me inspiré en los colores de la bandera americana... rojo, azul y blanco.... y fui completando el conjunto con algún que otro detalle vaquero...


Para darle un toque vaquero y americano 100% se me ocurrió colocar las tortitas sobre un porta-tartas y lo metí dentro de uno de los sombreros vaqueros de disfraces que tenemos en casa... la verdad es que quedó de lo más gracioso en el centro de la mesa... aquí vereis pocas tortitas... el resto las hice al momento para que estuviesen calentitas...


Ay que ver qué feos son los botes de caramelo y chocolate líquido... no lo puedo evitar.... así que, para ocultarlos un poco los metí en dos de macetitas rojas de latón y problema solucionado...


Cada servicio, con un bajo-plato rojo, plato blanco y un par de servilletas dobladas en triángulo, recordando un poco a las bandanas en pico que se colocan los vaqueros en el cuello, no creéis?


Si viéseis la cara de las niñas al entrar en la habitación y ver la mesa.... os encantaría!!! Y a mí es lo que me gusta... quizás me complico demasiado, lo sé, pero es que disfruto tanto haciendo cosas especiales!!! Creo que este tipo de momentos son los que puede que recuerden de mayores, así que, ¿porque no celebrarlas?

Y qué decir de las tortitas... literalmente las devoraron... y es que están tan buenas!!!! Son muy fáciles de hacer (yo incluso se las preparo a las niñas de desayuno los fines de semana...).

¿Os apetece tener la receta? Pues aquí os la dejo...

Tortitas Americanas

Ingredientes

♥ 200 gr. de harina de repostería
♥ 3 cucharadas soperas de azúcar
♥ 4 huevos
♥ 250 ml. de leche
♥ 30 gr. de mantequilla
♥ Una pizca de sal
♥ Mantequilla fría para engrasar la sartén

Preparación

Separamos las claras de la yemas.

Tamizamos la harina, el azúcar y la sal conjuntamente y apartamos en un bol.

Derretimos la mantequilla en el micro.

Añadimos a los ingredientes secos, la mantequilla derretida, la leche y los huevos.

Batimos con las varillas a velocidad baja hasta que se integre por completo. Apartamos.

Montamos las claras a punto de nieve.

Mezclamos las claras a punto de nieve con la mezcla, mediante movimientos envolventes.

Encendemos el fuego y colocamos la sartén antiadherente. Engrasamos con un trozo de mantequilla pinchado en un tenedor para no quemarnos :-)

La temperatura del fuego debe ser media, para que no se nos quemen.

Empezamos a hacer las tortitas, para lo cual echaremos en la sartén siempre la misma medida de mezcla: así nos quedarán todas del mismo tamaño. Yo utilizo la medida de un cucharón de la sopa.

Cuando veamos que empiezan a salir burbujitas será el momento de darles la vuelta. Este es el peor momento... las primeras puede que os salgan desastrosamente feas... (a mí también me ha pasado!!!), pero no importa, veréis que a la tercera o cuarta ya habréis mejorado mucho... la perfección está cerca!!! jejeje

Las podéis acompañar con lo que os apetezca... en casa triunfa el chocolate líquido, los toppings de choco y también el sirope de fresa y el dulce de leche...

Que las disfrutéis



PD.- Un truquito: si queréis que las tortitas os queden igualadas en forma y tamaño podéis utilizar un cortapastas o un molde de emplatado (como yo he hecho), incluso cortapastas con formas, para hacer que la merienda sea aún más divertida :-).


Hacemos un espantapájaros?

Madre mía, mira que publico cosas raras, pero creo que ésta se lleva la palma, ¿no creéis? jajaja

Debe ser mi vocación por contribuir a haceros vuestras manualidades más fáciles que he creído interesante aprovechar una de mis últimas experiencias en organización de cumples infantiles para enseñaros a hacer nada más y nada menos que un espantapájaros 100% casero, muy mono y decorativo para lo que se os pueda ocurrir... fiesta granjera, manualidad para el cole, ...


Después de buscar y buscar en internet algún tutorial que me ayudase en este gran reto, me lancé a hacerlo por mi cuenta y riesgo y creo que el resultado final fue bastante satisfactorio, así que hoy quiero compartir el proceso con vosotros.

Materiales

♥ Brochetas y depresores de madera
♥ Telas para la camisa y para el pantalón
♥ Fieltro de colores para hacer detalles (sombrero, coloretes, nariz, etc.)
♥ Botones
♥ Cartulinas
♥ Paja o lana para imitar la paja
♥ Algodón
♥ Rotulador negro, tijeras, pistola de silicona

Modo de hacerlo

Lo primero que tenemos que hacer es preparar la cabeza de nuestro espantapájaros. Para ello recortamos un círculo en tono marroncito con el tamaño que queramos y comenzamos a decorarlo, con sus ojos, boca, nariz, coloretes, pelos y sombrerito.

Los pelos de paja los he hecho a partir de una cinta de rafia en tono natural que tenía por casa, pero podéis prepararlos incluso con paja natural u con lana, por ejemplo, lo que se os pueda ocurrir.


¿No os parece que tiene cara de buena persona??? jajaja, estoy muy mal, lo sé, pero qué bien me lo paso!!!

Una vez que tengáis la cabeza lista y decorada, vamos a pegarla sobre una maderita, brocheta o depresor, con la ayuda de una gotita de silicona caliente, para que se quede perfectamente incrustado para siempre...

Ya tenemos la cabeza, vamos ahora a por el tronco... y para ello, recortamos un cuadrado de cartulina al cual pegamos dos trozos de depresor a modo de brazos. Sobre ellos unas tiras de paja para que sobresalgan de las mangas y encima pegamos unas mangas de camisa en una tela que os guste... yo he optado por cuadritos vichy que me chiflan...


Sobre la cartulina vamos a pegar unas bolitas de algodón, por aquello de conseguir ese efecto de relleno-inflado de los espantapájaros, no?


Sobre esa base blandita, vamos a recortar un trozo de la misma tela de cuadritos que hará de camisa, de modo que consigamos este efecto ...


Y seguimos diseñando nuestro cuerpo de espantapájaros ... vamos a por las piernas... y para ello he recurrido al reciclaje puro y duro recuperando unos pantalones vaqueros viejos de mi hija pequeña... recorté un micro-pantalón para nuestro espantapájaros...


Y lo colocamos sobre el resto de nuestro chico, para ponernos a preparar los tirantes y convertir el vaquero en un peto granjero como Dios manda...


Pegamos un par de botoncitos monos y ya tenemos nuestro espantapájaros perfectamente acabado... aquí podéis ver cómo queda el acabado por detrás, con una brocheta bien larga para que podáis pincharlo en donde queráis... una tarta, o un huerto de mentira, como fue en nuestro caso ...


¿Os ha gustado? Pues ya sabéis, si algún día por una curiosa casualidad tenéis que fabricaros un espantapájaros decorativo ya sabéis a dónde podéis acudir a resolver vuestras dudas ;-)

Estoy encantada de ayudaros.

Un beso enorme y hasta el jueves que vengo con nuevo post ♥

Bizcocho de San Valentín

Ya os he contado en alguna ocasión que no me caracterizo por ser demasiado romántica... no sé si será cuestión de personalidad o si en ello ha podido influir el hecho de haber crecido rodeada de la influencia de tres hermanos chicos... 

La cuestión es que confieso que no soy de las que celebran San Valentín.... todo lo contrario, la verdad, hasta que me convertí en una Blogger de andar por casa, los 14 de febrero pasaban más que inadvertidos ... con lo detallista que yo soy!!!!

En fin, como creo que es de sabios rectificar, este año me ha movido ese instintinto romanticón que todas debemos llevar dentro y he preparado un bizcocho dulce de San Valentín para chuparse los dedos...



Debería haber sido un bizcocho para mi marido, es verdad, pero en realidad el pobre casi ni pudo "catarlo" porque la jauría de hijos hambrientos que tengo en casa se avalanzaron sobre el corazón y casi ni me dan tiempo a hacer las fotos del post (horrorrrr!!!!).



Para prepararlo utilicé mi nuevo molde de Nordic Ware con forma de bundt de corazón.... regalo de mi cumpleaños... me parece realmente espectacular y todo lo que haces con él queda tan bonito... que da pena comérselo...


No me digáis que no he preparado una mesa mona, eh? Me encanta ese mantel (hecho por mi madre!!!!), con esa combinación de colores tan preciosa... al verlo, decidí coger una de mis tacitas de colección y la verdad es que me combinaba a las mil maravillas...

El bizcocho que hoy os traigo es de Leche Condensada... una delicia para los paladares más exquisitos y quiero compartir con vosotros la receta, por si algún día os lanzáis a prepararla (aunque no sea San Valentín, jejeje).

Ingredientes

400 gramos de leche condensada (he utilizado una light... por aquello de reducir un poco esas calorías...)
50 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
4 huevos talla M
120 gramos de harina para repostería (he utilizado la Bizcochona, soy adicta a ella, lo siento!)
1 sobre de levadura Royal
Azúcar glass para decorar por encima

Modo de hacerlo

Encendemos el horno y lo precalentamos a 180 ºC.

Vertemos la leche condensada en un bol y batimos con batidora de varillas durante un par de minutos.

Añadimos los huevos de uno en uno, de modo que batiremos cinco minutos por huevo hasta conseguir una mezcla homogénea.

A continuación, añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y batimos durante un par de minutos hasta que se mezcle bien.

Tamizamos en un bol a parte la harina, con el Royal.

Añadimos la harina y el Royal a la mezcla y mezclamos con las varillas a velocidad baja durante unos segundos. Terminamos de mezclar a mano y con movimientos envolventes.

Vertemos la masa en el molde engrasado (yo utilizo spray antiadherente, que nunca falla!!!) y horneamos a 180 ºC durante unos 25 minutos, vigilando que no se nos queme ni se nos pase.



Cuando esté, lo sacamos del horno, lo dejamos enfriar y desmoldamos con cuidado.

Espolvoreamos con azúcar glass al gusto y ya solo nos queda preparar un cafecito y disfrutar de este bizcocho tan romántico...

Un beso y os deseo un feliz día de San Valentín a todos los enamorados ♥♥♥



Guirnalda de saco con corazones de purpurina

Estrenamos la Semana "Lo que necesitas es amor" en Celebra con Ana con una entrada dedicada a mis queridas guirnaldas... yupiiiii!!! con lo que me gusta hacer guirnaldas para vosotros... creo que me estoy convirtiendo en una guirnalda-adicta... ¿habrá tratamiento? Mientras lo descubrimos, os cuento cuál es mi propuesta de hoy... Guirnalda de tela de saco con aplicaciones de purpurina...


Uy, uy, uy, qué ganas tenía de preparar una y enseñárosla... siempre tengo unos metros de tela de saco en el taller porque ya me ha sacado de más de un apuro... y de más que me sacará... así que ya se puede decir que es uno de mis imprescindibles... me encanta mezclarlo con cualquier tono, incluso con blondas... me chifla la combinación rústica y coqueta...

Hoy os traigo una de esas combinaciones "rústico-coquetas"... os voy a enseñar a hacer una guirnalda como la mía, que es tremendamente sencilla y muy original, ¿no os parece? Además, la veo muy apropiada porque con esos corazones hacemos un pequeño homenaje a San Valentín y a los muchos enamorados que estáis al otro lado ;-)


Bien, para hacerla vamos a necesitar algunas cosillas que os enseño en el siguiente mural ...


La silicona se puede sustituir por pegamento líquido transparente del de toda la vida, aunque os animo a probar la silicona líquida... para mí ha sido todo un descubrimiento por pura casualidad y estoy contentísima con la versatilidad de este material... no huele, se seca rápido y no deja marcas, lo hace ideal para aplicar sobre telas, foam o incluso fieltro.

La tela de saco podéis encontrarla en cualquier comercio de telas o retales. Mi gran retal lo compré hace como cinco años en el corte inglés, pero ahora ya no lo venden allí, así que cuando se me acabe atacaré otras tiendas.

Empezamos el "paso a paso" cortando los pedacitos de tela de saco, con la misma medida. Yo los he cortado con esta forma, pero también pueden quedar ideales con forma de triángulo, como los banderines de toda la vida...


A continuación, cogemos nuestra plantilla de forma de corazón y la colocamos sobre la tela para aplicar la silicona siguiendo la guía. Os aconsejo utilizar una plantilla porque de este modo os quedarán todos los dibujos exactamente iguales.


Cogemos el botecito de purpurina (que encontraréis en cualquier tienda de manualidades) y la aplicáis generosamente sobre la silicona. Cuidado con dar golpes fuertes al tubo, sino acabará toda la tela llena de purpurina y estamos tratando de que nos quede concentrada en la forma elegida. A pesar de ello, prepararos para manchar... mi mesa terminó llena de brillos.... de hecho podéis apreciarlo en más de una foto...


Cogemos el banderín y sacudimos con cuidado el exceso de purpurina. Apartamos y seguimos haciendo lo mismo con el resto de las banderitas que vayamos a decorar.


Por último, cogemos una cinta que nos guste (a mi me chifla esta y estaba loca por estrenarla!!!) y pegamos con silicona los diferentes banderines, de modo que quede la misma distancia entre uno y otro.


Y... ya está! Ya tenemos nuestro banderín rústico y algo "fiestero" con los corazones de amor de purpurina... qué os parece? No es una monada???


A disfrutarlas y a practicar... ojalá os animéis a preparar las vuestras para decorar vuestra casa en San Valentín... Viva el amorrrr!!!!

Muchos besos y hasta el jueves que os espero con otro post de lo más romántico en honor a Cupido ;-)

♥♥♥




Gran cumple "La Granja de Gonzalo"

Llegó finales de enero y con él... el cumple de mi hijo pequeño...

Por fin ha llegado el día en el que os puedo desvelar todos los secretos del Gran Cumple "La Granja de Gonzalo"... ¿estáis cómodamente sentad@s?. Pues si no lo estáis, ya podéis hacerlo... que esto va para largo!!!

Bienvenid@s Granjer@s!!!



Siempre disfruto de la preparación de mis fiestas pero debo confesar que en esta ocasión lo he hecho aún más de lo habitual... buscando las telas, recopilando peluches y muñecos por casa, preparando el espantapájaros, y todos los adornos que ahora os presento....





Me imaginé la mesa dulce como una granja enorme, en la que pudiésemos distinguir diferentes zonas... tenía que ser como "jugar a las casitas", como cuando mis hijos tiran por el suelo todos sus juguetes y se entretienen montando grandes ciudades...

De esta forma, dividí la mesa en varias partes: una zona de granja, el huerto, los frutales, la zona del gallinero y la zona de las vacas... todo pensando en el detalle de colocar adornos, decorados, animales, y chuches perfectamente tematizados con cada parte de la mesa...

A la izquierda, coloqué la granja... siempre me han encantado las granjas tipo granero... por eso preparamos una de color rojo y blanco, con su puerta y su ventanita llena de paja... a sus pies, un rebaño de galletas de chocolate con figuras de animales de fondant de colores... perfectamente vigiladas por el caballito de peluche de Gonzalo...


El granero lo hicimos en casa, simplemente juntando dos cartulinas rojas y decorando las esquinas con cinta aislante blanca de la de toda la vida...


Al lado de la granja, uno de los muchos cubitos de zinc tuneados para la ocasión, esta vez relleno de nubes blancas a modo de "lana de oveja" (Gracias, The Colour Lab por la idea...).

Al lado del granero, colocamos la zona del huerto de frutales... para ello construimos unos arbolitos de cartulina, con mazanitas troqueladas y un pajarito muy especial posado en una de sus ramas...


Me pareció una idea estupenda recuperar la carretilla de juguete de mi hijo para colocarla en medio de la zona de la huerta, repleta de manzanas y melocotones de chuche, como si el granjero acabase de recolectar la cosecha de fruta...


Busqué y busqué unas mini-cestitas para colocar los chicles con forma de frutas que había comprado... hasta que las localicé en la calle de los cesteros de Vigo (tradición de siempre en mi ciudad) y le pedí a uno de los pocos artesanos cesteros que desgraciadamente quedan, que le colocase a mis cestitos un asa de mimbre, para que me quedasen aún más coquetos.... este que veis fue el resultado...



Unos lacitos en uno de los lados de las cestitas y un resultado monísimo, ¿no os parece?




Al lado del jardín de los frutales colocamos nuestra particular huerta de hortalizas.... con mi querido espantapájaros a la cabeza....




La Huerta la colocamos en una cajita de mandarinas. El espantapájaros presidiendo el huerto, y las galletas de mantequilla como las hortalizas que teníamos que cultivar ... hasta nos acordamos de colocar en la vaya de madera hecha con depresores, un mini-cuervo al acecho...



¿Os gusta mi espantapájaros? ¿y mis galletas de la huerta? Pues no os preocupéis, que os explicaré en un turorial a parte cómo podéis hacerlos en casa.

*

En la parte central de la mesa colocamos la tarta inspirada en el "Pollo Pepe", uno de los cuentos favoritos de mi hijo, así que no podíamos dejar de hacerle un homenaje ... una tarta de chocolate con cobertura de buttercream de vainilla... estaba realmente deliciosa y al día siguiente ya no quedaban ni las migas...




La tarta la coloque sobre el mismo portatartas de paja que había preparado para el cumpleaños Cowgirl de mi hija Julia... ya véis que siempre procuro darle más de una vida a mis adornos, así amortizo el esfuerzo dedicado ;-). En esta ocasión aderecé el conjunto con unas mini-palas de jardinería que teníamos en casa y que en realidad aún no habíamos estrenado con esa finalidad (ya veis que le buscamos doble función a todo lo que se nos presenta por delante...).

Bajo el portatartas, un reguero de mariquitas de chocolate.... esquivando las muchas cajitas de chuches que decoraban la zona...


Y chocolatinas especiales para granjeros ... ya sabéis que me encanta decorar chocolatinas... en esta ocasión las empaqueté con papel Kraft, cinta de rafia natural (imitando paja) y las etiquetas que diseñé para el cumple y que ya os enseñé en el post de avance de preparativos de hace unos días...


Bajo el portatartas de paja, una mini-pizarra en la que escribí el nombre del cumple, para que los invitados lo viesen al entrar en la habitación... la escritura está hecha con rotulador de tiza líquida... estoy enamorada del efecto y de lo perfecta que queda la letra....


A la derecha de la mesa dulce, coloqué el gallinero, la zona de las vacas y la leche y también la zona de menaje diverso, también tematizado para la ocasión...


Le preparamos un gallinero a nuestra gallinita de peluche, le colocamos una pañoleta a juego con las telas de la fiesta y a sus pies, una huevera con bombones de huevitos y un cestito con huevos rotos de gominola y chicles con forma de huevo (nunca pensé que el tema huevo-gallina fuese a darme para tanto!!!!)... ahhh, y también un cubito con "maiz para las gallinas"...


La vaca estaba en su corral, acompañada de quesitos y los tetra-bricks caseros de leche... confesaré que los bricks los iba a rellenar de regalos, pero me dio tanta pena que los niños los rompiesen que los dejé vacíos y como adorno, para poder "salvarlos de la quema infantil"...


En la zona vacuna, también colocamos los cake pops de vaca, preparados con mi receta favorita y decorados con chocolate para coberturas... después de una mañana de estrés, conseguí que los morros no se me escurriesen y que los ojos y orejitas permaneciesen en su sitio.... todo tiene su técnica, así que otro día os cuento cómo los preparé, ¿de acuerdo?


Los cake pops estaban acompañados por la Vaca Paca y el Cerdito Benito, dos botellas de coca-cola sin cafeína (perdón por la publicidad) muy bien avenidas...

Nota, si os fijáis bien en mis botellas, podéis verme reflejada, inmortizalando el momento...
Ay!!! Cómo me gustan esos dos capuchones de cerdito y vaquita... ¿no os parecen graciosísimos? Algún  día de estos también os contaré cómo los conseguí fabricar ... imaginación al poder!!!

Las botellas de agua también las decoré, con un fajín de fieltro, dos bandas de tela de cuadros vichy y las etiquetas diseñadas para el cumple...




En la mesa coloqué dos troncos de madera para decorar... uno de ellos como elevador para las botellas de agua, y el otro, como elevador de los platos... me ha encantado el efecto, la verdad, y pienso emplearlos en muchas decoraciones más.... así que ya le he dicho a mi marido que lleve a afilar su sierra eléctrica y que se ponga a cortarme troncos para la próxima fiesta (madre mía, qué paciencia tiene el pobre...).


Los platos y vasos los compré en diciembre, en Pórtico, en una liquidación... así que cuando los ví me avalancé sobre ellos porque me encajaban a la perfección con el resto de la decoración y los colores de la fiesta...

Sobre la mesa, se me ocurrió preparar un paisaje de cielo, sol y nubes, muy luminoso, del estilo de los paisajes de cuento... así que dicho y hecho, con la ayuda de una guirnalda de tiras de papel pinocho celeste fabriqué el cielo azul, y con un enorme rosetón, el amarillo y reluciente sol... las nubes, unos pompones de servilletas de papel pequeñitos... 


Como manteles, uno grande blanco de base de la decoración, dos caminos de mesa de tela de cuadritos vichy y en el centro un gran retal de tela de saco sobre el cual coloqué un retal de fieltro verde mazana... para darle más vida a todo el conjunto y ese aire campestre que tienen las granjas...



En el frente de la mesa, un banderín de telas de cuadros vichy en los colores básicos del cumple (azul, rojo, amarillo)... y un remate de volante en vichy amarillo larguísimoooo que me regaló mi madre el día antes de la fiesta y al que le dí uso inmediatamente... no me digáis que no le da un toque de lo más gracioso a la mesa...


Y hasta aquí el mega-maxi-post del Gran Cumple de la Granja de Gonzalo... madre mía, creí que no iba a terminar nunca.... estáis todos despiertos o hay alguno ya dormido???? espero que hayáis resistido hasta el final y que os haya gustado tanto como a mí enseñároslo...

Me lo he pasado bomba preparándolo, disfrutándolo con los amigos y celebrando el cumple de mi pequeñín (ya no tan pequeñín.... ).... espero vuestros comentarios para que me contéis qué os ha parecido y que me digáis qué posts os gustaría a continuación... os voy a enseñar a hacer capuchones para botellas, espantapájaros, galletas de la huerta, la tarta del pollo pepe, las galletas de animales de la granja, Cake Pops de vacas... así que id eligiendo, que se me acumulan los temas!!!

♥ Un beso grande, Granjer@s ♥