Botes de chuches para Halloween

Hoy es 30 de octubre y toca Desafío Love Craft del mes ... el tema...  "algo naranja que respete la temática Halloween o la temática Otoño"... al leer esta propuesta tenía muy claro lo que os iba a presentar esta vez... unos fantasmales botes de chuches!!!


Este año, vamos a celebrar Halloween de una forma muy especial ... una noche acompañados de un grupo de amigos, con los niños incluidos... os podéis imaginar qué divertido, verdad? Con disfraces fantasmales incorporados y chuches al más puro estilo "Truco o Trato".... un poco americanizados, pero divertidísimo...

Una de las sorpresas que hemos preparado para regalar a los niños son estos botes de chuches que hoy os enseño y que espero que os gusten tanto como a mí... son producto de una noche de insomnio, en la que se me vinieron a la cabeza por arte de magia...
Aquí los tenéis, posando ante la cámara ... la bruja y dos fantasmas ... uno de ellos con pancarta de felicitación de Halloween incluida ... si es que hay que estar en todo :-)


Me encanta la mirada de este ... ¿no os parece graciosísimo? es como si estuviera posando para la foto y todo...


A mí me parecieron muy originales para regalar y además muy sencillos de preparar. Os voy a explicar cómo hacerlos si os apetece sorprender en esta época del año...


Lo primero que tenéis que hacer es buscar botes transparentes, pueden ser de plástico o vidrio, lo que queráis. Los míos son de plástico para evitar accidentes con los niños y los podéis encontrar en cualquier bazar.


Despúes tenemos que rellenarlos de las chuches que más os gusten. Yo elegí chuches en tonos negros y naranjas, como podéis ver en la foto y añadí Candy Corn made in USA... cómo me gusta!!!


Para hacer los fantasmas busqué un retal de sábana que tengo siempre a mano en el taller y lo recorté con tijera de zig-zag, para evitar que se deshilache y no tener que coser (...). Después, pegué con cinta de doble cara, una bolsa con algodón sobre la tapa, y sobre ella el retal de sábana. Solo queda atar con un lacito y ponerle los ojos, fácil, no?


Para el bote de la bruja seguí los mismos pasos de los botes de fantasma, con la diferencia de que lo único que hay que hacer es el sombrerito y el cinturón. Los sombreritos los hice de igual modo que los de mi fiesta de cumple del año pasado, podeis ver el tuturial aquí.

Y hasta aquí el post dulce de hoy, espero que os haya gustado y que os animéis a preparar estos botes tan divertidos, veréis cómo les gustan a los niños (y no tan niños, jejeje).

Un beso grande y hasta el viernes, que seguimos con desafíos blogueros, esta vez, el de mis queridas Diogeneras... ¿os animáis a acompañarme?



Gran Cena Cuéntame un Cuento: los preparativos

Hace unos días que estuve de cumpleaños (síiii, 42!!!) y como a mí me gusta tantísimo eso de celebrar que cumplimos años, pues no dudé en auto-organizarme una fiesta, ¿qué os parece?

Hoy os presento algunos preparativos de mi particular fiesta, la Gran Cena Cuéntame un Cuento, así os voy preparando para el post completo que os presentaré dentro de una semana ...

La idea de organizar una fiesta con temática de cuentos populares se me ocurrió hace algo más de un año, de hecho estuve a puntito de aplicar este tema en la fiesta de cumpleaños de mi marido de este verano, pero al final decidimos que el tema "era para mí".

Lo primero que preparé fueron las invitaciones, para enviarlas con tiempo a los invitados y que se reservasen la noche para nosotros!!! Pensando y pensando qué diseño iba a emplear para las invitaciones, al final me decanté por el tono gris y un rosa palo que me encanta... un pattern de rombos, de inspiración "Alicia en el País de las Maravillas" y corazoncitos desperdigados, muy al estilo Celebra con Ana...


Lo que más me motivó de este cumple fue imaginarme a los invitados entrando en casa disfrazados de personajes populares.... (madre mía!!!)... Últimamente me he aficionado muchísimo a las fiestas de disfraces, es como si estuviese viviendo "una segunda juventud", jeje, qué se le va a hacer, deben ser cosas de la edad...

Como base de la decoración elegí cuentos de nuestra infancia, de esos que nos contaban nuestras madres y abuelas antes de irnos a dormir (qué recuerdos!!!). Los 10 cuentos seleccionados para tematizar la mesa fueron los siguientes:

Para las chicas: Caperucita roja, La bella durmiente, Cenicienta, La ratita presumida, Rapunzel, Blancanieves y Los siete enanitos.

Para los chicos: Pinocho, El flautista de hamelín, Hansel y Gretel, Los tres cerditos, El soldadito de plomo

Pero, ¿cómo trasladar esos temas a una mesa en la que se va a cenar?. Pués muy sencillo, adornando cada puesto con elementos relacionados con el cuento en cuestión adjudicado a cada invitado/a... así fue como me tuve que poner a pensar en 20 detalles decorativos para cada comensal: uno para el plato y otro para la silla... una auténtica odisea, os lo podéis imaginar, verdad?


El primer y segundo cuento lo gestioné sin problema de forma mental, pero a partir del tercero ya me empecé a "emborrachar" de un modo considerable (debe ser que a partir de los 40 se empieza a perder memoriaaaa!!!), así que decidí prepararme una tablita con toda la información perfectamente estructurada para, con ella, salir a buscar las cosas con las que iba a adornar.

Algunos detalles los recopilé por casa, con ayuda de mis hijas, otros detalles me los tuve que fabricar yo misma, otros los compré... todo de manera incansable hasta llegar a los 20 detalles temáticos perfectos ...



Pero la cosa no quedó ahí... además de esos 20 adornos en sillas y platos, preparé diferentes detalles decorativos para hacer aún más inspiradora esa mesa "de cuento"....

Por una parte, partiendo de los 10 cuentos elegidos, me puse a buscar aquellos cuentos de cartulina que se compraban en los kioskos, ¿los recordáis? se llamaban "cuentos troquelados" y... BINGOOOO!!!! encontré muchísimos de ellos en internet... qué no encontraremos con Google!!! En base a esas portadas preparé detalles decorativos para la cena....



Por otro lado, preparé algunos detalles de tarjetería, completamente "Home Made", unos servilleteros y unos menús a juego con las invitaciones que os enseñé al principio de este post...

Recopilé tejidos y textiles para completar algunas decoraciones de sillas y rincones ... todo en gris, así me combinaba con todo...


Recopilé muchos cuentos, y muchos adornos, para decorar el centro de la mesa...

 


Y hasta aquí el post de hoy, el resultado de todos estos preparativos y mucho más, os lo enseño la semana que viene en el blog, no os lo perdáis porque estáis todos invitados a la gran cena Cuéntame un Cuento...


Un beso enorme y hasta el miércoles que toca desafío Love Craft y os voy a enseñar una idea que creo que os va a chiflar... por ahora no puedo contaros más... el miércoles os quiero ver pegados a la pantalla ...


Galletas de chocolate para Halloween

Es tiempo de Halloween y como a mí las celebraciones ya sabéis que me encantan, hace unos días decidí experimentar un poco con unas gotas de chocolate belga de naranja que había comprado hace tiempo y que tenía aún pendiente estrenar...

Como el naranja me inspira mucho en halloween me puse a pensar... ¿qué podemos hacer con esas gotitas tan monas? y se me vinieron a la cabeza unas deliciosas galletas de chocolate que hago de vez en cuando y que hoy os voy a enseñar a hacer. ¿Os apetece? Vamos allá...


Hoy os presento mis galletas de chocolate con motitas naranjas, una combinación muy halloween, no? Aunque al final, he de reconocer, que las motitas naranjas no se notaban demasiado, pero la intención es lo que cuenta, verdad?

Estaban buenísimas, y aún tengo un "rollo" de masa preparada en el congelador para hornear otro día, así que segurié disfrutando de mis galletitas "bajas en calorías"....


Son unas galletas muy sencillitas de hacer, se puede decir que son para principiantes, de verdad os lo digo!!! Y son tan resultonas y están tan ricas... tenéis que probarlas...


Ingredientes

♥ 180gramos de harina de repostería
♥ 20 gramos de cacao en polvo (yo he utilizado Valor en polvo para preparar a la taza, le queda estupendo a los postres)
♥ 100 gramos de azúcar moreno
♥ 150 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
♥ 1 yema de huevo
♥ 100 gramos de chocolate en gotas o en trozos para dar contraste (también podéis utilizar choco blanco que le queda que te mueres de rico y bonito)
♥ Una pizca de sal
♥ Una cucharada sopera de agua

Materiales

♥ Batidora... siiiiii, puedo decirlo? bueno, no es por presumirrr, pero yo he utilizado mi nueva Kitchen Aid... estoy enamorada de ella... madre mía, no sé cómo podía vivir sin ella hasta ahora (jejeje)... menuda potencia tiene, en serio, estoy completamente fascinadaaaa!!!
♥ Film plástico
♥ Fuente de horno
♥ Papel de horno para forrar la fuente
♥ Rejilla de horno para enfriar (mis rejillas las he comprado sueltas en CASA y siempre las tengo a mano para enfriar las galletas)

Modo de hacerlas

Precalentamos el horno a 180 grados.

Mezclamos en un bol, la harina con el cacao en polvo, el azúcar moreno y la pizca de sal.

Colocamos en el bol de la batidora la mantequilla a temperatura ambiente y cortada en dados, y batimos un poco hasta que se convierta en una pasta.

Incorporamos a la mantequilla la mezcla de harina, cacao, azúcar moreno y sal que habíamos preparado al prinicipio y batimos hasta conseguir una mezcla uniforme.

Añadimos la yema y la cucharada sopera de agua y amasamos.

Por último, añadimos el choco de color con el que queramos decorar nuestras galletas, en mi caso añadí las gotas de chocolate de naranja belga.


Una vez que esté bien mezclado, formamos un par de churros del tamaño que os guste hacer las galletas. Las mías son de unos 5 cm de diámetro. Envolvemos los churros con papel film y los dejamos enfriar al menos un par de horas en la nevera.

Transcurrido ese tiempo, el siguiente paso es cortar las galletas con un cuchillo (como si estuvieseis cortando un salchichón), con un grosor de más o menos 1 cm y las vamos colocando en la bandeja forrada con papel de horno.


Las horneamos durante unos 10 minutos, hasta que veamos que están cocidas y con mucho cuidado de que no se quemen, así que tenéis que estar muy pendientes del horno, de acuerdo?

Las sacamos, las dejamos enfriar sobre una rejilla para que se endurezcan y solo queda disfrutar de ellas, con una tacita de café, o con un vaso de leche fría... mmmm.... me encanta esa combinación!!!


Por cierto, ¿os habéis fijado en la mantelería de las fotos?. Supongo que sí, verdad? pues otra de las joyas que bordó mi madre para su ajuar, no es preciosa?



Os mando muchos besos (♥♥♥) y os veo la semana que viene que será de lo más intensa en publicaciones... nos veremos el lunes, el miércoles y el viernes, así no me echaréis de menos... qué os parece?

El lunes os daré un aperitivo de lo que será mi próxima fiesta (la fiesta de mi cumpleeee), el miércoles tendremos desafío Love Craft y el viernes, Desafío Diogenero... casi ná!!! Así que os quiero pegaditos a la pantalla!!!!




Pastelitos de calabaza

Me encanta cocinar los fines de semana. Cuando tengo tiempo, claro, que en mi caso es un elemento escaso...

Hoy os voy a enseñar unos pastelitos de calabaza que hemos hecho, aprovechando que ya estamos en otoño y que es tiempo de Halloween. Además, así trato de que los niños coman un poco más de vegetales sin que se den cuenta...




No me digáis que no tienen una pinta irresistiblemente escalofriante ... madre mía, acabo de poner esta foto y me están entrando ganas de darles un bocado... qué pena que ya sean parte del pasado ... jejeje

Para la sesión de fotos, me cogí un trocito de tul naranja, de los que usé el año pasado en mi fiesta halloween de cumpleaños y una de las arañas que habíamos puesto decorando la mesa...


Mirad qué tono naranjita más bonito tiene el bizcocho, no os parece? Y no sabéis lo riquísimos que estaban... preparé un bizcocho y con la masa que me sobró, preparé unos pastelitos para llevar a casa de mis padres de postre. Tenía muchas ganas de estrenar los moldes chiquitines de silicona que me habían regalado hace tiempo, así que vi la ocasión perfecta...


Bueno, como me imagino que tendréis los dientes largos llegado este momento, os voy a dejar con la receta de mis pastelitos, para que veáis qué fáciles y que ricos son.

Ingredientes

♥ 250 gramos de calabaza cruda y limpia
♥ 250 gramos de azúcar
♥ 250 gramos de harina de repostería
♥ 3 huevos
♥ 70 gramos de aceite de oliva
♥ 1 sobre de levadura Royal



Modo de hacerlos

Precalentamos el horno a 180 grados.

Cortamos la calabaza en dados y la cocemos con agua hirviendo durante unos quince minutos aproximadamente, hasta que veáis que está blandita.

Una vez cocida escurrimos el agua y dejamos la calabaza cocina en un cuenco.

Añadimos el azúcar a la calabaza cocida y mezclamos con la batidora hasta que consigamos una mezcla homogénea.

Añadimos los huevos y el aceite a la mezcla anterior y seguimos batiendo hasta que se emuslione.

Agregamos la harina y la levadura y mezclamos.

Volcamos la masa en los moldes que queramos, una vez engrasados.

Horneamos durante unos 20-30 minutos, hasta que metamos un pincho y esté cocido.

Decoramos a nuestro gusto. Yo lo he hecho con unos trazos de chocolate Nestlé para postres, aplicados con un biberón de repostería y como me parecía que quedaba un poco soso, abrí mi armarito de repostería creativa y cogí unos sprinkles naranjas muy monos. Debo de confesaros que son monos, pero no acabo yo de verles la gracia a nivel gastronómico, entre que no me saben bien y que mis muelas sufren con cada bocado, no es que les tenga demasiado cariño...

Y a comer!!!!



Nos volvemos a ver el jueves, que os traeré otro post repostero-galletero donde los haya.... hasta entonces, os deseo una estupenda semana.

PD.- Agradecimientos

Quiero dedicar un agradecimiento especial a mis dos pequeños pinches, sin su ayuda, nada de lo que os he enseñado sería posible ... os quiero tantoooo!!!


El origen: cita Bloguera

Hace unas semanas, mi querida Mica, del Blog Mucho Más que Dos, nos proponía participar en uno de los retos conjuntos para bloggers que están ahora tan de moda: la Cita Bloguera, El Origen.


Se trata de participar compartiendo con todos vosotros y con el resto de Blogs participantes, cuáles fueron nuestros orígenes en esta aventura. Así que, como no puedo decirle que no a Mica y como me pareció una idea estupenda, aquí estoy, sometiéndome al "tercer grado bloguero" ;-)

Empecemos ...

... El origen de nuestro blog ...

Los orígenes de Celebra con Ana se remontan allá por el mes de marzo de 2012, cuando empezó a rondar por mi cabecita la idea de poder crear mi propio blog en el cual poder mostrar las cosas que hacíamos en casa y mis aficiones... la repostería, la preparación de fiestas, las manualidades, ...

El lanzamiento oficial del blog fue el 14 de agosto de ese mismo año, así que ya veis que tardé unos cuantos meses en "lanzarme a la piscina"...

... El origen de su nombre ...

Aún conservo en mi libreta de notas, una hoja en la que apunté durante semanas y semanas una larga lista de futuribles nombres para un blog que no tenía muy claro que fuese a ver la luz ... "pide un deseo", "el patio de mi casa", "gracias por venir", "todo queda en casa", "casa & cosas", "vamos a casa" .... y un larguíiiiisssiiimooo etcétera... la pena fue, que los que más me gustaban ya tenían sus dueños, así que fui dejando a un lado la obsesión por buscar nombre, hasta que un buen día, sin esperarlo, me desperté con la idea de "Celebra con Ana" en mi cabeza... como os lo estoy contando!!!, no sé cómo ocurrió, pero así fue... ya tenía nombre y... no estaba reservado!!! así que me lancé a crear la cuenta en blogger!!!


 
... La decisión sobre su temática y contenidos ...

Este proceso lo hice aplicando un sistema de "reflexión bloguera" que me enseñó mi cuñada, y que ya os conté hace unos meses aquí. Si estáis en ese punto en el que no sabéis cómo vais a enfocar el contenido del blog, os recomiendo muy mucho que lo apliquéis, a mi me vino de perlas para pensar...

... La historia que lo envuelve...

Pero, ¿cómo poder crea un blog sin tener absolutamente NI IDEA de cómo hacerlo? Complicadillo, la verdad... no sé si os ha pasado, pero en realidad la simple decisión de elegir una plataforma u otra tiene tela marinera, más aún si todo este tema te suena a chino, como era mi caso...

Eso sí, el que la sigue la consigue, así que me dediqué a buscar información y tutoriales en internet y al final, poco a poco, fui creando lo que hoy conocéis como Celebra con Ana...

No sabía ni lo que era un "gadget", ni lo que era una "plantilla", ni cómo se programaba una entrada, nada de nada, pero lo que sí tenía era muchísima ilusión y ganas de aprender, con eso, de verdad, es más que suficiente (así que ánimo si os encontráis en esa situación!!!!).

... Lo que te inspiró para crearlo...

Para crearlo me inspiré en lo que más me gusta, en mis aficiones, y en el estilo que más me atrae... formas sencillas y un poco románticas, las flores, los corazones y estampados, un logo claro en tonos rosas y marrones, fondos blancos y fotos inspiradoras, para que el que llegue tenga ganas de quedarse y, lo que es más difícil,  de repetir visita.

Me encantan los tonos rosas, de ahí que haya elegido esa paleta para el logo y los textos del blog, y me encanta variar la cabecera, aunque siempre manteniendo el mismo logo, con sus tres cupcakes y sus banderitas....

¿Recordáis mi primera cabecera?
... El motivo de su creación ...

La principal razón que motivó su creación fue poder compartir mis experiencias creativas con más gente. Pero al final, lo que me ha reportado esta experiencia ha sido mucho más: lo más importante ha sido poder conocer a gente estupenda y crear vínculos a pesar de la distancia y de no conocerse en persona, esto es lo que hace realmente mágico tener un blog!!!!

Y hasta aquí la cita de hoy, espero que os haya gustado tanto como a mí poder participar en esta estupenda iniciativa de Mucho Más que Dos. Gracias, Mica!!! Y gracias a vosotros por haberme leído hasta el final ;-)

Un beso grande y hasta la semana que viene ♥


Con este post participo en la Cita Bloguera de Mucho más que dos, si te apetece, pasa a ver al resto de participantes

Escobita de Halloween para chuches

Sigo en "Modo Halloweenero" 100% y arrancamos semana con un post dedicado a una manualidad que llevo muchísimo tiempo queriendo preparar... escobitas de bruja porta chuches!!!!!

Las ví hace cosa de un año en una página americana y fue un flechazo total... como estos americanos son los reyes del Halloween y de las celebraciones en general, decidí coger prestada la idea y hacer mi propia versión de las escobitas portachuches.




Me parece una manera superoriginal de regalar chuches en esta época del año... imaginaros la cara de felicidad del niño que reciba esta escobita ... se le va a olvidar decir aquello de "truco o trato", no creéis?

He preparado solamente una, porque las bolsas de papel que tenía en casa tenían un tamaño bastante considerable, así que decidí preparar una bien grande ... repleta de chuches para compartir...

Y como me gustó tanto el resultado, me dediqué a sacar de las bolsas de mi taller el "atrezzo" de Halloween de fiestas pasadas... primero la fotografié con uno de mis sombreritos de bruja de mi cumple del año pasado (de los pocos que me dejaron las invitadas-ladronas!!!!), y después con una calabaza de porexpan que ya está un poquillo perjudicada ... aunque así se conserva ese aspecto terrorífico ...


A los pies de la escobita, he colocado unos cuantos "Candy Corn", deliciosamente calóricos, pero imprescindibles en estas fechas... por si no lo sabéis, los candy corn son una de las chuches típicas de Halloween en América (Candy corn o maíz de caramelo).

Las conseguí en una tienda americana y tenía un montón de ganas de probarlas porque la verdad es que estoy cansada de verlas en mil webs. Están muy ricas y a los niños les han encantado. Están hechas con miel, pero el sabor no tiene nada que ver con la miel... me recordaba un montón a un dulce típico de mi infancia... de hecho, cerré los ojos y por un momento me transporté a mi época de colegio... Después de darle muchas vueltas por fin he identificado su sabor: a toffe de nata!!! Tal cual!!! Así es como saben los Candy Corn!!!

Podéis intuir a simple vista cómo se hacen estas escobitas, pero por si alguno tiene dudas, os he preparado un tutorial muy sencillito que os va a ayudar mucho (o eso espero, claro!). Vamos allá...

Materiales que vamos a necesitar

Una imagen vale más que 1.000 palabras ...


Simplemente algunas aclaraciones:

Bolsas de papel: son las que se usan en las churrerías, no tienen asas. Las podéis encontrar en los almacenes de papelería o de embalaje. Si queréis fabricar escobas más chiquitinas, tenéis que buscar un tamaño de bolsa más pequeño que el de las mías.

Palo: no lo vais a poder conseguir en ningún hipermercado o chino! eso ya os lo adelanto ... os propongo un paseo por la montaña o algún jardín que tengáis cerca para buscar el palo perfecto!!! Dirán que estáis locas, o quizá que sois unas frikis, pero qué más da... nosotras somos felices, no? Pues eso es lo que importa!!!

Modo de hacerlas

Empezaremos cortando una de las bolsas en tiras que lleguen hasta más o menos la mitad, tal y como os muestro en el mosaico de fotos siguiente.


Cuando hayamos terminado de recortar las tiras, cogemos la otra bolsa y la introducimos dentro de la bolsa que hemos recortado, tal y como os explico en el paso 2). En esta bolsa meteremos las chuches que queramos regalar, tal y como veis en el paso 3). Una sugerencia, elegid chuches en tonos naranjas y negros, incluso morados, para que le den ese toque Halloween tan especial ...

Cerramos la bolsa con la mano e introducimos el palo, tal y como podéis ver en el paso 5). Atamos bien fuerte con una cinta que os guste, yo he elegido una naranja de raso, bastante ancha, para que luzca más (paso 6).


Por último, preparamos un lazo con otra cinta (7) y lo pegamos sobre el nudo anterior con una gotita de silicona caliente (8). Y ya tenemos nuestra escobita (no voladora)...


Y a disfrutar en familia de estas fiestas tan divertidas, ¿celebramos?.

Hasta el viernes, que toca nuevo post y cambiaremos un poco el chip Halloweenero... lo dedicaré a participar en la Cita Bloguera de Mucho Más que Dos: ¿queréis conocer los orígenes de Celebra con Ana? El viernes os lo cuento!!!

Un beso grande ♥

Bizcocho para Halloween

Reconozco que siento predilección por la bollería y sobre todo, por los bizcochos... me vuelven loca... me pasaría el día probando nuevas recetas... y como ya sabéis que no paro de pensar en nuevas ideas para celebrar, se me ocurrió una forma divertida de celebrar Halloween con bizcocho!!!


Parece una tarta, verdad?, pero nada más lejos de la realidad ... os lo enseño desde otra perspectiva, a ver si os gusta ...


No veáis qué tarde de sábado más divertida nos pasamos, primero horneando y luego decorando...


Un bizcocho mármol, preparado con mi receta preferida, cubierto de delicioso chocolate negro de repostería (Nestlé Postres) y decorado con chuches en tonos naranjas y negros... como remate, cuatro monísimos fantasmas de fondant, una guirnalda casera y una mini calabaza rellena de moras negras, para darle un toque aún más fantasmal...


La mini calabaza la plantifiqué en el centro del bizcocho, para tapar el agujero... ¿Tiene buena pinta, verdad? Pues ahi no queda todo... mi bizcochito halloweenero venía con sorpresa interior...


¿Qué os parece? ¿A que queda chulo? No veáis cómo impresionaba en vivo y en directo... para hacerlo, lo único que hice fue teñir la masa en crudo, una parte con naranja y la parte que llevaba el chocolate, de negro... el impacto al cortarlo fue tremendo!!! Tenéis que probarlo y además estaba de MUEEERRRRTEEEE...

¿Os animáis a preparar vuestra versión personal del bizcocho halloweenero? Seguro que sí, y para que podáis practicar también decorando con fantasmitas como los que fabriqué yo, os dejo de regalo un tutorial visual, ya veréis qué facilitos son de hacerlos... solo necesitaréis un cortador redondo, gominolas de las grandes, fondant blanco, brochetas y rotulador de tinta comestible, para hacerles los ojitos...


¿Fácil no? Espero que os haya gustado...

Muchísimos besos y hasta la semana que viene ♥


Chocolatinas para Halloween y freebie

Estamos ya a 7 de octubre y metidos de lleno en el Otoño (una estación que, particularmente, me encanta) y eso quiere decir que se acerca Halloween. La verdad es que esta tradición americana se está asentando cada vez más en España... si me contáis hace cinco años que iba a estar preparando detalles para regalar en Halloween os diría que estabais locos... y ya me veis, con blog y halloween... ver para creer!!!

Para celebrarlo y ambientar estos días como se merece, se me ha ocurrido que podría ser una buena idea inaugurar lo que he bautizado como la "Temporada Halloweenera de Celebra con Ana"... ello implica que, durante estas semanas, dedicaré la mayor parte del contenido del blog a esta temática, presentando posts de repostería y detalles como los que os gustan... ¿os parece buena idea? (espero que sí)

Como hoy doy el pistoletazo de salida a estas jornadas, he decidido enseñaros una idea muy sencilla para regalar en estos días... a los amigos de los niños, a los profes o, incluso, a los compañeros de trabajo ;-), vosotros mismos!!!

Unas riquísimas y monísimas chocolatinas "made en Halloween" ... te apuntas?



Tomando como referencia los dos colores de la temporada, naranja fuerte y negro, preparé unos fondos con chevron y superpuse unas imágenes de temática terrorífica... brujas, calabazas, arañas, casas embrujadas, ..., del mismo estilo de las que utilicé en mi cumple del año pasado.



¿Os gustan? A mi me chifla el resultado, aunque esté mal decirlo ;-).



Para prepararlas en casa, solamente necesitáis unas etiquetas y unas chocolatinas, yo he utilizado las Nestlé de toda la vida (las podéis encontrar en los hipermercados, en la zona de chocolates y vienen en paquetes de tres).



Y para que podáis disfrutar tanto como yo preparando y regalando estas chocolatinas decoradas os dejo el imprimible para que lo podáis descargar simplemente pulsando en este enlace. Solamente tenéis que descargarlo, e imprimirlo en cartulina con brillo, os quedarán fantásticas.

Tenéis nueve modelos de etiquetas diferentes... aquí os dejo con ocho...


Y nada más por hoy, espero que os haya gustado el post y la sorpresa imprimible. En unos días más ideas escalofriantemente deliciosas...

Un beso grande y feliz semana para tod@s ♥